Autoridades chinas niegan fraude en examen de acceso a la universidad

Revista de Libros

Pekín, 13 ago (EFE).- Las autoridades disciplinarias de la provincia de Henan, en el centro de China, han determinado que no hubo fraude en las calificaciones de los estudiantes que tomaron en junio el examen de acceso a la Universidad, conocido como “gaokao”.

Padres de cuatro estudiantes denunciaron la semana pasada que los exámenes de sus hijos habían sido cambiados, acusando a las autoridades de “mala conducta” y “abuso de poder”.

Después de revisar las hojas de respuesta de los estudiantes y las imágenes de vigilancia de los centros de examen, las autoridades aseguraron el sábado que no habían encontrado irregularidades.

Los padres sospechaban que las oficinas de admisión provinciales cambiaron las hojas de respuestas del “gaokao”, tras ver que sus hijos habían recibido la mitad de las calificaciones que esperaban.

Uno de ellos, Su Hong, publicó en WeChat, la red social más popular del país, fotos de la hoja de respuestas del examen de idioma chino de su hija, asegurando que habían sido adulteradas y que el ensayo no era el suyo.

También alegaron que había correcciones en las respuestas que según los estudiantes no habían escrito ellos.

Sin embargo, uno de los estudiantes, de apellido Li, del condado de Xixian, y sus padres confirmaron que su hoja de respuestas no había sido cambiada, mientras que los otros tres estudiantes y sus padres han solicitado pruebas para autentificar la autoría de los exámenes, según las autoridades.

Casi 10 millones de estudiantes tomaron la prueba este año, la cual supone un enorme estrés para los jóvenes.

El acceso a la universidad, más aún si es a un centro de prestigio, puede marcar el éxito profesional de sus vidas y es motivo de orgullo social para sus familias.

Desde este año, además, copiar en el “gaokao” se incluyó como crimen en el código penal, punible hasta con siete años de prisión.

La policía lanzó este año una campaña contra las redes organizadas que intentan vender a los estudiantes artefactos para que hagan trampas en el test, tales como ropa o relojes con micrófonos incorporados.

Teniendo en cuenta el número de candidatos y la cantidad de plazas ofrecidas, uno de cada cuatro alumnos. aproximadamente, no obtendrá la nota suficiente para ir a la universidad. EFE