Autoridades no dan cumplimiento a órdenes de restricción

Sobre las órdenes de restricción que se interponen por parte de mujeres para evitar ser nuevamente víctimas de violencia y proteger a su familia, las autoridades no respaldan a las personas dándoles cumplimiento, pues de cada 10 solo se le da seguimiento a una o dos, detalló la abogada Martha Arreola.

Son pocos los casos a los que se les da seguimiento por parte de las autoridades, eso concluye cuando la persona va e insiste en que se le haga justicia, si no lo hace es difícil que se termine la investigación a pesar de que la mujer pudiera quedar con secuelas por las agresiones o con lesiones graves.

Luego de las órdenes de restricción que se establecen la persona agresora se vuelve a acercar aunque es consciente que debe permanecer a distancia, pero en ocasiones lo hace como burla, la mujer  marca al 911 para pedir se cumpla esa protección y no siempre las autoridades la respaldan, pese que se les está avisando no sirve de nada.

Afirmó que es muy raro cuando se detiene a la persona que no cumple la orden de restricción, como abogada litigante detalló que es común que se les pida el respaldo para que se haga cumplir, al igual de que el respaldo psicológico que se da es muy lento.

Consideró una impunidad el que no se hagan las investigaciones correspondientes, aun en los casos donde el victimario no comparece a las audiencias, o no pagan pensión alimenticia, además es preocupante que la violencia esté en aumento y por ese tipo de circunstancias, de que se tiene la idea de que no va a pasar nada, no se denuncie.

Las opciones de apoyo que se presentan por parte de las autoridades, como el programa Esmeralda, Casa Refugio, Instituto Estatal de la Mujer y el Centro de Justicia para la Mujer, las calificó como buenas, siempre y cuando se dé seguimiento a cada caso para investigación y resguardo de las mujeres.

Mencionó que en el Centro de Justicia para las Mujeres las afectadas llegan y se inicia un procedimiento en contra de sus victimarios, para que se les retire a la persona agresora, incluso para que se les quite la patria potestad de sus hijos, además de llevar otro caso por la vía penal a causa de las lesiones.