Avanza reforestación en Durango

  • Reforestar 8 mil hectáreas, la meta de Conafor

Por: Denice Ramírez

El delegado de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) Daniel Trujano Thome, señaló que Durango es la primera reserva nacional forestal, por lo que no se tiene problema por deforestación, la meta que se tiene es llegar a las 8 mil hectáreas reforestadas en el año, labor que lleva un avance de 35 por ciento.

Aunque el estado de Chihuahua cuenta con un 30 por ciento más de bosque, señaló que en Durango se cuenta con mayor número de árboles por hectárea. En zonas como El Salto, San Dimas y partes de la zona alta no es necesario hacer la reforestación, pues se da de manera natural.

En los que sí es necesario por considerarse municipios forestales son El Mezquital, Durango, Tepehuanes, Santiago Papasquiaro, Guanaceví, Nuevo Ideal, Otáez, Topia y Canelas, donde se cuenta con programas de conservación y restauración.

Se trabaja en la plantación forestal comercial, como la restauración en terrenos degradados por erosión, hasta el momento se lleva un 35 por ciento de avance en la meta, pero se espera a que en el mes de septiembre con mayor presencia de lluvias se pueda completar al cien por ciento.

Se tienen otros proyectos en Canatlán, Santiago y Ocampo, zonas que no son muy ricas por lo que se llega a áreas de restauración. Áreas donde se practica mucho la ganadería o agricultura al pie de la Sierra es donde se presentan algunos problemas de degradación.

Entre mil 200 y mil 600 son los árboles que se plantan por hectárea, y de acuerdo a las evaluaciones que se han hecho se tiene un promedio de 65 por ciento de prendimiento en los 2 primeros años, pero se reconoce que no todos llegan a su madurez.

De los mil 600 árboles no todos llegan a su madurez, pues por hectárea se cuenta entre 300 y 400 los que llegan a esta etapa. Por ello se brinda ese margen de plantación, para que se pueda disminuir la mortandad y mantener una cobertura adecuada y sea considerada un área forestal.

Hay proyectos para 5 años que se trabajan con la población, se les da recurso para que preparen el terreno, planten y que lleven a cabo el cercado para proteger esos árboles del pastoreo. Dependiendo del tipo de proyecto o interés de los silvicultores pueden practicar fertilizaciones, limpias de hierba y cajeteo.