Bagdad pide un mínimo del 85 % de iraquíes en empresas extranjeras crudo

El Estímulo

Bagdad, 8 oct (EFE).- El ministro de Petróleo iraquí, Yabar al Laibi, exigió hoy a las empresas de crudo extranjeras que empleen como mínimo a un 85 por ciento de mano de obra iraquí en los nuevos contratos que se firmen en el país.

Los nuevos contratos “obligarán a emplear al 85 por ciento de la mano de obra iraquí y las empresas de construcción, que forman parte del Ministerio, contribuirán al menos con un 25 por ciento de los fondos de edificación y ejecución”, aseguró en un comunicado el ministro, sin dar más detalles.

Al Laibi, que se encuentra en Estambul para acudir mañana a la Conferencia de Basora para Petróleo y Gas, añadió, según el comunicado, que “se establecerán bases para que el inversor iraquí pueda invertir al menos un 20 por ciento del capital del total del coste del proyecto”.

Esta decisión se produce tras meses de demandas de los iraquíes en la provincia de Basora, la principal del sur de Irak y rica en petróleo, en las que llegaron a ocupar plantas de crudo de la zona para pedir al Gobierno que empleen a los iraquíes en las compañías instaladas en el lugar, dado el alto nivel de desempleo.

Al Laibi llamó a las empresas mundiales y los organismos internacionales que contribuyan de forma activa en llevar a cabo los programas y planes para tratar la contaminación medioambiental en Basora por los gases y emisiones de la producción de crudo, las minas y los residuos de guerra.

El pasado 26 de abril, Irak firmó dos contratos valorados en 118 millones de dólares con una empresa china y otra estadounidense para mantener y administrar el campo petrolífero de Maynon, situado en la provincia de Basora, según el ministro iraquí.

La empresa petrolera CWC organiza anualmente la conferencia de Basora para debatir sobre la industria en la provincia con el auspicio de conocidas empresas mundiales y a la que asisten ministros, expertos, consejeros y representantes de empresas mundiales e interesados de la industria de crudo. EFE