viernes, octubre 22, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Banderas del ataúd del expresidente Frei Montalva se convierten en memoria

Banderas del ataúd del expresidente Frei Montalva se convierten en memoria

Santiago de Chile, 26 abr (EFE).- Las banderas que cubrieron en 1982 el ataúd del expresidente chileno Eduardo Frei Montalva (1964-1970) durante su funeral, una de Chile y una del partido Democracia Cristiana, cosidas adrede para que no pudieran ser separas, fueron este viernes donadas al Museo de la Memoria para que pasen a formar parte de la historia chilena.

Esa bandera compuesta por los colores rojo, azul y blanco de la enseña del país suramericano y el azul dominante bajo el escudo blanco con una falange roja del emblema político fueron fusionados para cubrir el féretro del exmandatario, una figura emblemática en la lucha contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La historia de esa unión data del velorio de Frei Montalva en la Catedral Metropolitana en Santiago, acto en el que tomó parte el dictador, quien pidió la ausencia de símbolos de la Democracia Cristiana en la capilla, por lo que los familiares de Frei decidieron coserlas para que no pudieran ser separadas.

En aquel entonces, la DC de Frei Montalva era la oposición más férrea al régimen pinochetista, y el propio expresidente se había convertido dos años antes de su muerte en el líder de la opción de acabar con la dictadura en el conocido como el referéndum del “No” que se realizó en 1988.

Frei Montalva se convirtió en uno de los más férreos opositores a Pinochet para evitar que el dictador aprobara una nueva Constitución que le mantendría en el poder por otros ocho años.

En diciembre de 1981, el exjefe de Gobierno chileno fue ingresado en la clínica Santa María en Santiago, por segunda vez, para ser operado de una hernia de hiato, quedó en cuidados intensivos y falleció el 22 de enero de 1982 por un shock epiléptico, según la versión oficial ofrecida en aquel entonces.

Sin embargo, 37 años después y tras una pelea judicial de años por parte de su familia, la Justicia chilena condenó el pasado 30 de enero a seis personas como responsables de la muerte de Frei Montalva, situando el caso como el primer magnicidio de la historia del país, una decisión que actualmente está apelada por ambas partes.

En el fallo, de más de 800 páginas, el magistrado condenó al médico Patricio Silva a diez años de cárcel como autor del delito de homicidio; a Luis Becerra, chofer personal del exmandatario e informante de la CNI, y a Raúl Lillo, agente civil de la Policía secreta, a siete años de prisión como coautores del homicidio.

También al médico Pedro Valdivia a cinco años de cárcel como cómplice del homicidio y a los tanatólogos Helmar Rosenberg y Sergio González a tres años de cárcel en calidad de encubridores. Estos tres últimos podrán cumplir la sentencia en libertad.

Este nuevo escenario ha llevado a la familia Frei, encabezada por la hija del expresidente, Carmen Frei Ruiz-Tagle, a entregar las banderas del féretro de su padre para que ahora pasen a formar parte de la memoria de Chile durante la dictadura y acompañe a miles de elementos y documentos de todo tipo en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Junto a la bandera, Frei Ruiz-Tagle también entregó al museo las copias de dos cartas que Frei Montalva consiguió escribir antes de ser asesinado en las que pedía ayuda ante su situación.

“Sáquenme de aquí”, decía una de ellas. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: