Bartomeu Marí dejará de dirigir el Museo de Arte Contemporáneo de Seúl

ABC.es

Seúl, 12 sep (EFE).- El Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Seúl (MMCA) no renovará al español Bartomeu Marí en el cargo de director una vez expire su mandato de tres años el próximo diciembre, según adelantó hoy la agencia surcoreana Yonhap.

Este centro estatal ya ha notificado la decisión al exdirector del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), aunque todavía no se ha hecho pública, según señalaron fuentes del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de Corea del Sur al citado medio local.

El motivo para no renovar a Marí sería que el MMCA busca un nuevo perfil que se centre más en establecer una identidad del arte contemporáneo coreano, según la misma fuente, que añadió que el centro abrirá el proceso para buscar a un nuevo responsable en octubre.

Cabía la posibilidad de que Marí hubiera sido renovado por la institución para cubrir otro mandato entero de tres años o uno más de corto de uno o dos años.

Marí (Ibiza, 1966), se convirtió en diciembre de 2015 en el primer extranjero en dirigir el centro de arte de la capital surcoreana, y había expresado su voluntad de permanecer otros tres años en el cargo.

Antes de llegar al MMCA, Marí dimitió de su cargo en el MACBA después de 7 años como director por la polémica en la que se vio envuelto tras cancelar una muestra en la que aparecía en una escena sexual una figura que aludía a Juan Carlos I, y retractarse de su decisión tres días después.

Su nombramiento al frente del MMCA causó recelo en la comunidad artística surcoreana, tanto en círculos conservadores que criticaron que un extranjero dirigiera el mayor museo de arte contemporáneo del país, como entre docentes y creadores que firmaron un manifiesto en su contra por el caso de “presunta censura” en el MACBA.

Previamente trabajó como comisario de exposiciones de la Fundación para la Arquitectura de Bruselas, como conservador del IVAM de Valencia, como director del Witte de With de Rotterdam (Holanda) o como comisario de la Bienal de Taipei (Taiwán). EFE