Bautizaron a la pequeña  Ana Emilia Madrazo Esquivel

Durante una agradable celebración de bautizo la pequeñita Ana Emilia Madrazo Esquivel recibió su  primer sacramento, convirtiéndose así en nueva hija de Dios, la cita fue en el templo de Santa Ana y la Sagrada Familia, en donde  familiares y amistades cercanas se dieron cita gustosos para ser parte de este bendito acontecimiento de fe.

La linda Ana Emilia es hija del joven matrimonio conformado por Dulce Anahí Esquivel Leiva y Francisco Javier Madrazo Zúñiga, quienes la cargaron en  sus brazos hasta la pila bautismal para que recibiera las aguas benditas del Jordán sobre su frente.

En esta  ocasión Sabrina Madrazo, Leslie y Vania Esquivel, fungieron como sus dichosas madrinas de honor, quienes juraron velar por el bienestar de  su ahora ahijadita y ser siempre un buen ejempló en su vida.

Durante la ceremonia religiosa el sacerdote oficiante les recordó a todos los presentes que el Sacramento del Bautizo es el camino de vida, para una niña la cual comienza una vida cristiana, ya que se convierte en hija de Dios, para toda la vida, así mismo  los exhortó  a  continuar firmes con la gracia  divina de Dios.

Después de la ceremonia en la cual la linda Ana Emilia recibió las aguas bautismales todos los presentes elevaron sus oraciones para que Dios la tome en cuenta a ella, así  como  a sus queridos padres.

Se llevó a cabo una hermosa reunión en  el bonito y elegante salón “María Bonita”, hasta donde se dieron cita invitados y familiares para convivir un rato con la pequeña, la cual  fue  felicitada  y halagada durante toda la  linda tarde.

En esta ocasión los asistentes  pudieron  degustar de un exquisito menú el cual se hizo acompañar de una gran variedad de refrescantes bebidas, postres y ricas botanas, las cuales fueron preparadas especialmente para esta importante celebración.

Ana Emilia estuvo acompañada en este bello acontecimiento por sus  amorosos abuelitos  maternos los señores Patricia Leyva y Eduardo Esquivel, y los paternos los señores Laura Zúñiga y Javier Madrazo, quienes la rodearon de muchos halagos y bendiciones además de que la hicieron acreedora de lindos obsequios.

El  ambiente estuvo lleno de interesantes charlas y mucha diversión, pasando así una linda  tarde de celebración.

Sin duda alguna fue un  grandioso día el cual estuvo lleno de gratas sorpresas y alegría para la pequeña festejada y su linda familia, el cual siempre recordarán con  singular alegría.

Enhorabuena por la nueva integrante de la familia católica.