Bautizaron a la pequeña Marian Álvarez Santana

Una emotiva ceremonia religiosa fue la que se llevó a cabo recientemente en el templo de Santa Ana y la Sagrada Familia debido a que la pequeñita Marian Álvarez Santana recibió su primer sacramento, convirtiéndose así en nueva hija de Dios.

La linda Marian llegó en los brazos de sus adorados padres los señores Christian Salomón Álvarez Robles e Iskra Mariana Santana López, quienes la cargaron para que fuera ungida con los santos aceites para luego ser llevada hasta la pila bautismal junto a su dichosos padrinos los señores Mario Alberto y Mariela Guadalupe Santana López, para que el sacerdote la bañara con las aguas benditas del Jordán.

Durante la ceremonia el sacerdote oficiante les  recordó  a todos los presentes que este sacramento es el camino de vida, para un niño que comienza una vida cristiana, y que  se convierte en nuevo hijo de Dios, y a sus familiares los exhortó a continuar firmes con la gracia de Dios.

Después de la ceremonia religiosa familiares e invitados abandonaron el santo recinto para dirigirse a una elegante recepción en honor a la festejada, la cual  tuvo lugar en un bonito salón de eventos sociales, en donde la pequeña se hizo acreedora a muchos regalos, apapachos y bendiciones por parte de sus seres queridos.

Durante la amena convivencia los invitados degustaron un exquisito menú  además de una refrescante variedad de bebidas y postres, los cuales se prepararon para esta bonita celebración de bautismo.

Entre los presentes que se dieron cita a felicitar a la nueva católica anotamos a sus consentidores abuelitos paternos los señores María Esther Robles y Salomón Álvarez, y sus abuelitos maternos los señores Gloria Edwigues López y Mario Santana, así como sus tíos y primitos los cuales la llenaron de tiernos apapachos y de mucho amor durante toda la divertida tarde.

Sin duda alguna la familia Álvarez Santana pasó un extraordinario día de celebración, el cual tuvo como único fin el ingreso a la familia católica de la pequeña  Marian.

¡Enhorabuena!