Bautizaron al pequeño Jorge Payán Moreno

En la acogedora Catedral Basílica Menor tuvo lugar la ceremonia religiosa donde  se convirtió en hijo de Dios el pequeño Jorge Payán Moreno, pues recibió el sacramento de su bautizo.

El nuevo cristiano llegó en brazos de sus queridos padres los señores Gabriela Moreno Vallejo y Jorge Hiram Payán Acosta, quienes en todo momento se mostraron atentos a la ceremonia ocupando las primeras bancas del santo recinto.

En esta ocasión Margarita Almaraz y René Almaraz tuvieron el honor de fungir como sus padrinos de velación los cuales en todo momento llenaron de apapachos y  de gestos de cariño a su ahora ahijado.

Durante la ceremonia el sacerdote oficiante le ofreció las sagradas aguas del Jordán al pequeño, y de esta forma lo alejó del pecado original, para que comience a llevar una vida digna, y sea un buen cristiano como lo indica la Iglesia Católica.

Después de la ceremonia religiosa familiares y amigos se dieron cita a un bonito  jardín de la ciudad, en donde ya los esperaba un elegante montaje así como también un delicioso banquete el cual se hizo acompañar de una barra de diferentes bebidas refrescantes así como de ricos y diferentes postres, los cuales se prepararon especialmente para esta gran celebración.

El pequeño Jorge estuvo acompañado durante la amena tarde por sus abuelitos, los paternos los señores Magdalena Acosta y Jorge Payán y por su abuelita materna la señora Gabriela Vallejo Rentería, también anotamos a sus consentidoras tías Brenda Moreno, Karina Payán, Irma y Nancy Vallejo, las cuales llenaron de bendiciones y mucho amor al festejado durante toda la tarde en la cual se hizo acreedor a numerosos obsequios los cuales recibió por parte de familiares e invitados, quienes no dejaron de felicitarlo y llenarlo de abrazos durante toda la tarde.

Sin duda alguna todos los presentes se mostraron felices por el importante acontecimiento del que fueron testigos ya que disfrutaron de una tarde muy agradable acompañando a los Payán Moreno en este importante día el cual tuvo como único fin ingresar a su hijo a la familia católica.

¡Muchas felicidades!