Bautizaron al pequeño  Raúl Alfonso Segura Rojas

Una emotiva ceremonia religiosa fue la que se llevó a cabo en el templo de San José Obrero, debido a que el pequeñito Raúl Alfonso Segura Rojas recibió su primer sacramento, convirtiéndose así en un nuevo hijo de Dios.

Desde muy temprana hora el pequeñito llego en los brazos de sus  amorosos padres los señores Mayela Rojas y Raúl Segura, quienes se comprometieron a velar por la vida cristiana de su  pequeño hijo.

En esta ocasión Claudia Acosta y Gerardo Mora tuvieron el honor de fungir como sus padrinos de velación, los cuales lo cargaron en todo momento para luego  llevarlo hasta la pila bautismal para que recibiera las aguas benditas del Jordán sobre su frente.

Durante la ceremonia religiosa el sacerdote celebrante les  recordó  a todos los presentes que este sacramento es el camino de vida, para un niño que comienza una vida cristiana, y que  se convierte en  nuevo hijo de Dios para toda la vida, y a sus familiares los exhortó a continuar firmes con la gracia de Dios.

Al finalizar la misa familiares e invitados abandonaron el santo recinto para dirigirse a una elegante recepción en honor al  festejado la cual  tuvo lugar en  el “Jardín Villa Bosscal”, en donde el pequeño se hizo acreedor a  muchos regalos, apapachos y bendiciones por parte de sus seres queridos.

Durante la  bonita tarde de convivencia los invitados disfrutaron de un exquisito menú además de una extensa variedad de refrescante bebidas y ricos postres los cuales se prepararon  especialmente para esta bonita celebración.

Entre los presentes que se dieron cita para felicitar al pequeño Raúl Alfonso estuvieron sus  abuelitos  paternos los señores Amparo Núñez y Raúl Segura, y su abuelita materna la Sra. Mayela Santisteban, los cuales lo llenaron de tiernos apapachos y de mucho amor durante toda la divertida tarde.

El ambiente estuvo lleno de interesantes charlas y mucha diversión, en donde todos los presentes pasaron una buena tarde de celebración, así mismo disfrutaron de la buena música la cual acompañó esta amena recepción.

Sin duda alguna la familia Segura Rojas pasó un extraordinario día de celebración, el cual tuvo como único fin  el ingreso de su pequeño hijo  a la familia católica.

¡Enhorabuena!