Bautizaron al pequeño Santiago Álvarez Velázquez

AEl Templo Santa Ana y la Sagrada Familia se vistió de gala al recibir al pequeño Santiago Álvarez Velázquez, quien acudió para ser parte de una  misa familiar en su honor,  en la cual fue bautizado y bañado con las aguas benditas del Jordán. 

Santiago llegó en brazos de sus amorosos padres los señores Alejandra Velázquez y Luis Carlos Álvarez, quienes junto a sus padrinos los señores Abril Álvarez y Julio Velázquez lo llevaron hasta la pila bautismal para que recibiera su primer sacramento y para que fuera ungido con los santos aceites tal y como lo manda la Iglesia Católica.

Durante la misa el sacerdote celebrante le dedicó un mensaje al nuevo católico, para que siempre mantenga su devoción y su fe a pesar de las adversidades y  que a partir de este momento pueda ser privilegiado al ser parte de la eucaristía presentada por Dios Padre.

Al finalizar  la ceremonia  religiosa familiares e invitados abandonaron el santo recinto para dirigirse a un bonito salón de fiestas de esta ciudad, en donde ya le esperaba un grato festejo en honor del pequeño Santiago.

En esta ocasión los presentes degustaron de una gran variedad de refrescantes bebidas así como un delicioso platillo y ricos postres, los cuales fueron especialmente preparados para esta ocasión.

Entre los invitados de honor apuntamos a sus abuelitos, tíos y demás familiares los cuales en todo el festejo no dejaron de apapacharlo y llenarlo de muchas bendiciones.

La amena tarde trascurrió en un ambiente de lo más agradable ya que chicos y grandes disfrutaron de entretenidas charlas así como de la buena música que pusieron en el lugar.

Sin duda alguna fue una bonita fecha la cual la familia Álvarez Velázquez recordará ya que estuvieron rodeados de familiares y gratas  amistades, las cuales en todo momento les dejaron ver el gran cariño que sienten por su pequeño hijo al cual rodearon de bonitos obsequios y muchos apapachos durante el  agradable festejo.

Muchas felicidades al pequeño Santiago por haber recibido el Sacramento del Bautismo ante los ojos de Dios.