Benavides gana la segunda etapa y Barreda sigue líder

Redacción Deportes, 17 abr (EFE).- El argentino Kevin Benavides (Honda) se impuso este martes en la segunda etapa del Afriquia Merzouga Rally, que se disputa en Marruecos hasta el viernes, mientras que el español Joan Barreda (Honda) se mantiene como líder.

Benavides, que ya se impuso el domingo en el prólogo, ganó la etapa de este martes con un tiempo de 3h.14:58 y aventajó en 2:16 minutos al chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), y en 3:41 al australiano Toby Price (KTM). El también argentino Franco Caimi (Yamaha) fue cuarto, justo por delante de otro chileno, José Ignacio Cornejo (Honda).

“Me he sentido muy bien hoy, he salido a atacar con un gran ritmo. Me he sentido muy bien sobre la moto. Al final, he visto a los de delante y en los últimos kilómetros de dunas, quería atacar pero algo me ha hecho pensar en no forzar y no arriesgar para acabar la etapa sano y salvo. Llegué bien, gané la especial y estamos bien en la carrera”, explicó Benavides.

Joan Barreda fue sexto en la meta y cedió 8:17 minutos, mientras que Joan Pedrero (Sherco), octavo, entregó 11:29. Laia Sanz (KTM) terminó en la decimosexta plaza a 20:31 del vencedor.

Barreda, ganador el lunes de la primera etapa, sigue al frente de la general, ahora con 3:36 minutos de renta sobre Benavides, y 4:53 sobre Quintanilla. Caimi es cuarto a 7:01.

“Ha sido una buena etapa para mí. Después de bastante tiempo sin estar delante, abriendo pista, hoy he intentado tirar sin cometer errores. He dudado en algunos ‘waypoints’, donde he perdido algo de tiempo, aunque el ritmo de abrir pista ha sido bueno”, dijo Barreda en la meta.

“Estoy contento de la etapa, que ha tenido mucha arena y para los demás ha sido fácil seguir mis líneas. Mañana saldré atrás y bien colocado para acabar estos dos días que vienen ahora de etapa Maratón”, agregó el castellonense.

Este miércoles se disputará la primera parte de la etapa maratón, que tendrá un enlace de unos 63 kilómetros y una especial cronometrada de 239,21. Los pilotos pasarán la noche en un campamento al pie de las dunas, sin la posibilidad de recibir asistencia mecánica. EFE