Biocombustibles reducen emisiones de gases efecto invernadero

bioenergc3ada-biocombustibles-de-2a-generacic3b3nMéxico, 15 Ene (Notimex).- Los biocombustibles convencionales, avanzados y celulósicos tienen la propiedad de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI), señalaron especialistas.

El profesor asistente en el Departamento de Ingeniería Agrícola y Biosistemas de la Universidad de Dakota del Norte, Estados Unidos, Juan Manuel Vargas Ramírez, indicó que los biocombustibles convencionales los reducen en 20 por ciento.

Asimismo, anotó, los biocombustibles avanzados ayudan a reducir en un 50 por ciento las emisiones de gases efecto invernadero, mientras que los celulósicos lo hacen en 60 por ciento.

Señaló que la Ley de Independencia Energética y Seguridad que se emitió en Estados Unidos en 2007, encomendó la producción y mezcla de 36 billones de galones por año de biocarburantes en los combustibles para el transporte hacia el 2022.

Especialmente, abundó el invitado por la Universidad de Sonora (Unison), al considerar de importancia prioritaria de la búsqueda de fuentes alternativas para satisfacer esa demanda energética.

Al impartir la conferencia “Energía renovable a partir de biomasa” destacó que el objetivo principal es reducir las emisiones de los GEI que resultan de la ignición de combustibles fósiles que son perjudiciales para el ambiente.

Vargas Ramírez, egresado de la escuela de Ingeniería Química de la Universidad de Sonora, sostuvo que en México es urgente atender este tema para lograr reducir las emisiones de esos gases tóxicos y no sólo depender de los combustibles fósiles como el petróleo.

“Hace falta apoyo del gobierno federal para poder incentivar investigación en esta área y crearse industrias que produzcan etanol”, consideró.

Refirió que en Estados Unidos, Alemania y Francia se ha producido un gran desarrollo en la industrialización de biocombustibles a partir de la remolacha para la producción de biogás.

Incluso, abundó, un país ejemplar en este tema es Brasil, al trabajar desde hace años con la caña para producir etanol, el cual es utilizado como biocombustible.

Anotó que en México se cultiva y produce la higuerilla, una planta que tiene contenidos de aceite que se pueden transformar en biodiesel.

Por ello, reiteró, al establecerse leyes y políticas públicas que exijan reducción de gases invernaderos, se impulsará de manera decidida a los investigadores e instituciones educativas a adentrarse en esta área.

“Si tenemos investigadores que se meten de lleno a ese proceso se avanzará, de lo contrario nos quedaremos varados en el tema, esperemos que haya apoyo y crezca el interés para hacer investigación en laboratorio y luego trasladar los resultados a la industria”, anotó.