Biodigestores: calentar la casa con el gas metano de los excrementos animales

EcoInventos

Pasto (Colombia), 20 feb (EFE).- En una pequeña casa de una comunidad indígena del sur de Colombia, Bernardo termina de picar una gran fosa mientras diez jóvenes venidos de varios países diseñan la bolsa que contendrá la mezcla de agua y excrementos animales que producirá el gas metano para calentar su casa y dar fuego a su cocina.

Es el biodigestor que uno de los grupos del Laboratorio de Innovación Ciudadana por la Paz, que comenzó el pasado martes en Pasto, capital del departamento de Nariño (suroeste), está diseñando como prototipo para que después sea replicado en otros hogares con una simple guía y materiales accesibles.

“Aquí los servicios son muy caros, se consume mucha energía y el gas también es caro”, explica Bernardo a Efe, el “afortunado” al que este equipo eligió para realizar el prototipo de biodigestor tras consultarlo con las autoridades de la comunidad.

“Vinieron a trabajar aquí aprovechando que mi mujer trabaja con cerdos, vieron la posibilidad de que a partir del estiércol se pueda producir gas metano”, cuenta sobre el biodigestor que durará unos cinco años.

Bernardo deja claro que el trabajo de la construcción del biogás no lo está haciendo “solo” sino con gente de Colombia, Brasil, Uruguay, México y Venezuela.

“Nosotros apenas estamos haciendo alguito, pero la mayoría del trabajo lo están haciendo ellos”, insiste antes de recordar que este proyecto levantará el interés de parte sus vecinos.

Por su lado, Liliana Armero, integrante colombiana del proyecto, asegura que la instalación del biodigestor será algo “muy bueno” para una comunidad en la que “cualquier familia tiene cerdos o gallinas”.

“Muchas veces no sabemos las repercusiones que trae su crianza, esto nos va a permitir utilizar un residuo muy potencial para sacar el biogás que permitirá a las familias cocinar y (así) reducimos la tala de bosques o los vertidos en el agua”, subraya.

Armero recuerda que una de las cosas que pretenden con la instalación del biodigestor en casa de Bernardo es crear un modelo para que otras personas puedan acercarse a ver cómo es y aprender cómo hacerlo en sus propios hogares.

“Para fortalecer la parte técnica vamos a dejar una cartilla que les permita ver, paso a paso, de una forma clara, y que ellos puedan replicar esta tecnología de una manera muy sencilla”, adelanta.

Por otro lado, la colombiana habla del proceso de creación durante el laboratorio, un espacio que por cuarta vez congrega a más de cien personas de distintos países para dar soluciones concretas a problemas de las comunidades en los lugares que se celebra.

“A las familias locales les llama mucho la atención ver a un extranjero en la casa de ellos y se motivan más para trabajar, y también nosotros tenemos experiencias muy valiosas y hace que cada uno aporte algo al trabajo”, dice al respecto. EFE