Brasil apuesta por reanudación de diálogo en Nicaragua

Brasilia, 16 abr (EFE).- Brasil expresó este martes su apuesta para que se reanude el diálogo entre el Gobierno de Nicaragua, en cabeza de Daniel Ortega, y la sociedad civil, en la víspera del primer aniversario del estallido social que ha dejado cientos de muertos en el país.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil manifestó su “expectativa de que la reanudación del diálogo y la firma, el pasado 29 de marzo, del Acuerdo para Fortalecer Derechos y Garantías de los Ciudadanos, conduzcan al entendimiento en pro de la restauración democrática”.

Con la suscripción de ese acuerdo, el Ejecutivo nicaragüense se comprometió con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia a liberar de forma definitiva a los manifestantes antigubernamentales en un plazo no mayor de noventa días, a partir del 20 de marzo pasado.

Para hacerlo efectivo, las partes acordaron invitar hace tres semanas al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para apoyar la liberación de los considerados presos políticos por la oposición.

Desde el último 27 de febrero, cuando comenzó la negociación que se encuentra suspendida desde el pasado 3 de abril, el Ejecutivo dice haber excarcelado de forma unilateral y gradual a entre 212 y 225 manifestantes opositores, a quienes les ha cambiado el régimen de convivencia, casi la cuarta parte de los más de 800 presos políticos que señala la Alianza Cívica.

En ese sentido, Brasil hizo un llamado a las autoridades de ese país para que cumplan “integralmente el compromiso de liberar a los presos políticos y autorizar el retorno irrestricto al país de los ciudadanos obligados a dejarlo, en el último año, en virtud de la persecución oficial”.

Asimismo, el gigante suramericano exhortó al Gobierno de Ortega “a permitir el retorno de los mecanismos internacionales de derechos humanos, tanto de la OEA (Organización de Estados Americanos) como de las Naciones Unidas, dándoles el acceso adecuado al terreno para cumplir sus respectivas atribuciones y mandatos”.

Con el diálogo, añadió el texto, se permitirá “la aplicación de la justicia con respeto a los derechos humanos y la implementación de una reforma electoral amplia, con eventual adopción del calendario de elecciones consensuado entre las diversas fuerzas políticas”.

El Gobierno de Nicaragua y la Alianza Cívica concluyeron el 3 de abril la mesa de negociación sin acuerdos en temas de justicia y democratización, aunque dejaron la puerta abierta para seguir las conversaciones.

La Alianza Cívica ha dicho que el tema de elecciones anticipadas es indispensable para superar la crisis sociopolítica del país.

La Secretaría General de la OEA y el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, son los testigos y acompañantes de esa negociación, que se mantiene a nivel informal.

Nicaragua atraviesa una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado. EFE