Inicio > Noticias > Internacional > Brasil busca ahorrar 2.780 millones con la reforma de pensiones de militares

Brasil busca ahorrar 2.780 millones con la reforma de pensiones de militares

Brasilia, 20 mar (EFE).- El Gobierno brasileño prevé un ahorro de 10.450 millones de reales (unos 2.770 millones de dólares) en 10 años con la reforma del sistema de pensiones de los militares, quienes quedaron fuera de la propuesta inicial presentada al Congreso por el presidente del país, Jair Bolsonaro, según anunciaron este miércoles fuentes oficiales.

Los militares cuentan con un régimen de cotización diferenciado, por lo que el Ejecutivo preparó un proyecto específico para las fueras castrenses que Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército, entregó hoy al Congreso acompañado por algunos de sus principales ministros.

La propuesta presentada por el Gobierno prevé cambios en las reglas para acceder a la jubilación por parte de las Fuerzas Armadas que proporcionarán un ahorro estimado de 97.300 millones de reales (unos 25.770 millones de dólares).

Entre los cambios propuestos está el incremento progresivo de las alícuotas para la jubilaciones, el aumento de 30 a 35 años del tiempo necesario para entrar en la reserva del Ejército y una tasación del 10,5 % en las pensiones recibidas por los familiares de los militares.

No obstante, el documento también prevé una reestructuración de la carrera militar que generará gastos por valor de 86.850 millones de reales (23.100 millones de dólares).

Con ello, el ahorro neto del Gobierno con el proyecto de los militares será de 2.770 millones de dólares, lo que supone tan sólo un 1 % de lo que se economizará con la propuesta general de reforma del sistema de pensiones presentada en febrero.

“Los militares, con el patriotismo de siempre, entendieron la importancia de participar en la contribución”, explicó a la prensa el ministro de Economía, Paulo Guedes, un economista liberal de la Escuela de Chicago y principal artífice de la reforma presentada por Bolsonaro.

Guedes alertó que si la reforma no sale adelante, Brasil podría sufrir un “colapso” de sus sistema de pensiones y caminar hacia la “insolvencia”, pues el ajuste es visto por el mercado como necesario para equilibrar las maltrechas cuentas públicas del país y garantizar la credibilidad del Gobierno.

Uno de los puntos más novedosos de la propuesta general presentada en febrero es establecer una edad mínima para acceder a la jubilación de 62 años para las mujeres y de 65 años para los hombres.

Las normas actuales facilitan que en algunos casos las jubilaciones puedan realizarse antes de los 50 años.

De acuerdo con los cálculos del Gobierno, el actual sistema estrangula al Estado y presiona un creciente déficit fiscal, que el año pasado fue al 7,09 % del producto interior bruto (PIB) y que se prevé que será similar este año.

Por ello, el presidente de Brasil pidió celeridad al Congreso para el análisis y votación de los dos proyectos, el general y el de los militares, con el fin de que sean aprobados a mediados de este año, a pesar de la resistencia de los sindicatos, que han organizado protestas este viernes.EFE