Brasil repatriará 50 guacamayos azules de Alemania

Agencia EFE

Sao Paulo, 7 jun (EFE).- Brasil y Alemania firmaron este viernes un acuerdo para repatriar del país europeo 50 guacamayos azules, una especie oficialmente extinguida en la naturaleza y de la que tan solo restan 163 ejemplares en el mundo, confirmaron fuentes oficiales.

Los guacamayos llegarán el próximo mes de noviembre a Brasil procedentes de Alemania, gracias a un acuerdo de cooperación entre el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio) y la ONG alemana Association for the Conservation of Threatend Parrots (ACTP), que mantiene las aves.

Los animales serán entonces trasladadas a un refugio creado el año pasado en Curaçá, en el estado de Bahía (nordeste), hábitat histórico de esta especie considerada extinta en la naturaleza desde el año 2000 tras ser objeto de cazadores y traficantes de animales durante décadas.

Después de un periodo de adaptación en la unidad de conservación, las aves serán puestas en libertad en la naturaleza, haciendo posible el “sueño” del “Proyecto Reintroducción de la Ararinha-Azul”, como se conoce esta especie en Brasil.

“Es un hecho inédito e importante para la biodiversidade brasileira”, señaló Giorge Cerqueira, presidente del ICMBio, citado en un comunicado.

Actualmente tan solo existen 163 ejemplares de ave en cautiverio en todo el mundo, 13 de ellas en Brasil.

La ararinha-azul (“Cyanopsitta spixii”) es endémica de la Catinga Brasileña, un bioma de clima semiárido que abarca el nordeste del país, y fue descubierta en el siglo XIX por el naturalista alemán Johann Baptist von Spix.

El último ejemplar visto en la naturaleza desapareció en octubre del año 2000 y hasta hoy no se sabe si murió o fue capturado por el hombre.

El guacamayo azul saltó a la gran pantalla de la mano de “Rio”, una cinta de animación exhibida en más de 150 países y dirigida por el brasileño Carlos Saldanha.

La película recurre a las aventuras de dos guacamayos azules para trasladar al exterior una postal encantadora de Río de Janeiro con la reproducción de la escultura del Cristo Redentor, el sambódromo, las playas y otros lugares turísticos.EFE