Brasil sintoniza el último debate electoral con la ausencia de Bolsonaro

Clarín

Río de Janeiro, 4 oct (EFE).- Los televisores sintonizaron hoy el último y decisivo debate entre los candidatos a las presidenciales del domingo en el canal de mayor audiencia de Brasil, con ausencia nuevamente del líder de los sondeos, Jair Bolsonaro, de quien otro canal transmitió una entrevista a la misma hora.

El encuentro entre los principales candidatos tuvo lugar a las 22.00 hora local (1.00 GMT del viernes) en los estudios de la red Globo en Jacarepaguá, en el oeste de la ciudad de Río de Janeiro, donde empezaron a llegar los candidatos dos horas antes.

El primero en llegar fue el candidato del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), el exministro de Hacienda Henrique Meirelles, que llegó antes de que el reloj marcara las 20.00 hora local.

Le siguieron el senador centrista Alvaro Dias, candidato de Podemos, y la ecologista Marina Silva, de Rede de Sutentabilidade (Rede), mientras que los últimos en aparecer fueron el laborista Ciro Gomes y el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Geraldo Alckmin, que llegaron al filo de las 21.00.

Todos los candidatos, sin importar la hora, desembarcaron en el estudio bajo un gran secretismo y no ofrecieron ninguna declaración ante la prensa allí congregada, ya que hablaron en exclusiva para la cadena organizadora de este debate, retransmitido en hora de máxima audiencia después de la tradicional novela de las 21.00, que acerca a millones de brasileños a los televisores.

El país asistió con atención a este último asalto para el que se acreditaron numerosos medios de comunicación, nacionales e internacionales, poniendo de relieve el considerable interés que están suscitando las elecciones presidenciales de Brasil, las más inciertas en décadas y envueltas en un atmósfera altamente polarizada.

El progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), el laborista Gomes, el socialdemócrata Alckmin (PSDB), el exministro Meirelles (MDB), Marina Silva (Rede), Alvaro Dias y el candidato del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) Guillermo Boulos fueron los siete candidatos que pudieron exponer sus ideas.

Solo los abanderados con representación mínima en el Congreso pueden acudir a estos encuentros según la ley electoral de Brasil.

La disputa política que empezó con 5 minutos de retraso enfrentó a los candidatos, quienes contrapusieron sus ideas con el fin de arrancar los últimos votos de cara al primer turno de los comicios.

Los candidatos aprovecharon este último debate para cuestionar la actual polarización que divide al país entre el ultraderechista Bolsonaro y el socialista Haddad, sustituto de Luiz Inácio Lula da Silva al frente del PT.

El decisivo encuentro que puso punto y final a la campaña electoral en televisión contó de nuevo con la importante baja del excapitán de la reserva del Ejército, favorito en los sondeos con el 35 % y cuyos médicos le desaconsejaron acudir al debate.

“Nosotros le contraindicamos la participación en debates o en cualquier actividad que pueda cansarlo u obligarlo a hablar por más de diez minutos”, afirmó su cirujano, Antonio Maceda, a la salida de una revisión médica en el domicilio del candidato del Partido Social Liberal.

Bolsonaro está alejado de la arena política desde que sufrió el pasado 6 de septiembre una puñalada en medio de un mitin y su campaña electoral se ha limitado a apariciones en sus redes sociales, algo que parece beneficiarle pues en la últimas semanas su intención de voto no ha abandonado la trayectoria ascendente.

Poco antes de que diera comienzo el encuentro, la cadena de televisión Record TV, competencia directa de Globo, anunció que retransmitiría una entrevista grabada con el ultraderechista Bolsonaro coincidiendo con en el mismo horario del debate, algo que desató la polémica y sobre lo que candidatos como Gomes hicieron referencia en sus interpelaciones.

Algunos partidos acudieron a los tribunales para evitar la difusión de esta entrevista por infringir la ley electoral que señala que las televisiones tienen que destinar el mismo tiempo de propaganda a todos los candidatos.

Varias voces acusaron a Bolsonaro en los últimos días de estar recusando el encuentro con sus rivales excusándose en su estado de salud, estrategia que, a juzgar por las últimas encuestas, parece estar funcionando. EFE