Inicio > Noticias > Internacional > Brasileños exigen justicia por el asesinato de un refugiado congoleño en Río

Brasileños exigen justicia por el asesinato de un refugiado congoleño en Río

Río de Janeiro, 5 feb (EFE).- Cientos de brasileños protestaron este sábado por la muerte de un refugiado congoleño víctima de un brutal linchamiento en una playa de Río de Janeiro y exigieron “justicia” y castigo para los responsables.

Uno de las actos fue realizado frente a un quiosco situado en Barra de Tijuca, playa de Río de Janeiro donde ocurrió el crimen el pasado 24 de enero, y otro ocupó parte de la avenida Paulista, en la ciudad de Sao Paulo.

La manifestación en Río de Janeiro transcurrió en forma pacífica, aunque hubo momentos de tensión cuando algunos de los participantes arrancaron el cartel con el nombre del quiosco, conocido como “Tropicália”.

Moïse Kabagambe, refugiado de la República Democrática del Congo de 24 años y residente en Brasil desde 2014, fue asesinado a golpes, patadas y puñetazos por un grupo de hombres, tras haber reclamado una deuda de 200 reales (unos 37 dólares) al dueño del quiosco, por dos días de trabajo atendiendo clientes.

El asesinato fue denunciado por la familia de Kabagambe y unas imágenes registradas por las cámaras de seguridad del propio quiosco comprobaron que fue víctima de una brutal agresión por parte de un grupo de cuatro hombres, tres de los cuales ya fueron detenidos.

La muerte de Kabagambe fue condenada por organismos de derechos humanos, por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Brasil y por el movimiento negro, que además ha denunciado el caso como un asesinato de carácter racista.

A la ola de indignación generada por el asesinato se han sumado políticos, artistas y movimientos civiles de los más diversos tipos.

El Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, a través del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, informó que está “acompañando el caso”.

La titular de esa cartera, Damares Alves, se pronunció sólo días después del asesinato, pero se sumó a las condenas generalizadas.

“Lamentamos la barbaridad que vimos en esas imágenes. Basta de violencia en esta nación”, declaró Alves, quien también exigió “castigo” para los responsables. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: