Buque español acusado de pesca ilegal sigue retenido en Argentina

Foto: www.lanacion.com.ar

Buenos Aires, 20 feb (EFE).- El pesquero español apresado por los guardacostas de Argentina cuando faenaba ilegalmente unas 0,4 millas dentro de la zona económica exclusiva del país austral continúa retenido en el puerto de Comodoro Rivadavia (sur), a la espera de que las autoridades locales fijen la multa y autoricen su partida.

Tras confirmarse la infracción, el Gobierno argentino inició un expediente administrativo que sigue abierto a la espera de que la aduana tase el cargamento de pescado interceptado en el “Playa Pesmar Uno”, explicaron a Efe fuentes de la Prefectura Naval.

Hasta que se fije la sanción económica y la armadora haga frente al pago, el pesquero deberá permanecer amarrado a puerto, sin posibilidad de adelantar una fianza.

Según la armadora española, que el barco siga retenido en plena temporada alta de captura de pota (una variedad estacional que puede encontrarse entre enero y marzo en el Atlántico sur) supone “una ruina” para ellos.

El buque fue interceptado el pasado 4 de febrero por la Prefectura Naval de Argentina cuando pescaba irregularmente en mar argentino con 320 toneladas de piezas procesadas en la bodega.

Aunque el patrón del barco sostuvo desde un principio que se encontraban fuera de la zona económica exclusiva, el análisis satelital reveló que una desviación en uno de los tres GPS del barco causó el conflicto y lo mantuvo navegando ilegalmente durante dos horas en aguas argentinas.

El fallo en el dispositivo de localización por satélite, verificado por las autoridades locales, podría ser un atenuante a la hora de fijar la sanción económica, un importe que oscila según la legislación del país austral entre los 5 y los 10 millones de pesos (entre 250.000 y 500.000 dólares, al cambio actual).

El buque, de 63 metros de eslora y 12,50 de manga, llevaba 34 tripulantes a bordo en el momento de ser apresado por el guardacostas “GC 27 Fique”, después de partir de Montevideo el pasado 11 de enero. EFE