Buscan que deudores de pensión no puedan casarse o adoptar

Ante los problemas que se presentan actualmente para que los padres obligados a pagar pensiones alimenticias para sus hijos cumplan con esta obligación, pues el 80 por ciento no lo hace, se proponen reformas al Código Civil de Durango y a la Ley de Adopciones para el Estado, para que quienes estén en esta situación  no puedan contraer matrimonio ni realizar adopciones.

Al informar lo anterior, la diputada Mar Grecia Oliva informó que ante las dificultades que enfrentan muchas mujeres para lograr que el padre de sus hijos cumpla con el pago de la pensión alimenticia fijada por un juez, los integrantes de los grupos parlamentarios del PAN y el PRD determinaron enviar una iniciativa de reformas al Congreso del Estado, a través de la cual proponen la creación de una lista de deudores de alimentos, quienes no podrán contraer matrimonio de nuevo ni realizar adopciones, hasta que cumplan con el pago de pensión a los hijos que tengan.

Explicó la legisladora que se tienen informes que indican un incumplimiento del 80 por ciento, por parte de los padres que están obligados a proporcionar alimentos a sus hijos, después de una separación o un divorcio, situación que afecta de manera directa los derechos de los menores, pues incluso se dan casos de hombres que prefieren renunciar a sus trabajos o realizar toda clase de maniobras para no reportar sus ingresos y no cumplir con esta responsabilidad.

Ante tal circunstancia, manifestó que no solamente desde que inició esta legislatura, sino incluso desde la anterior, se han buscado distintas opciones que permitan presionar e incluso obligar a estos padres a cumplir con el pago de pensión alimenticia a sus hijos y aunque se plantearon varias medidas en el pasado no se pudieron aplicar, en algunos casos porque violentaban los derechos humanos de los padres y en otros, porque no eran viables.

Sin embargo, después de realizar un análisis, se planteó la posibilidad de crear una lista de deudores de alimentos, quienes como resultado de las reformas que se proponen no podrán contraer matrimonio de nuevo si no han cumplido con el pago de alimentos, además de que tampoco tendrán la posibilidad de realizar adopciones, por considerar que si se niegan a dar una pensión a los hijos que ya tienen, tampoco tendrán la capacidad para hacerse cargo de los que busquen adoptar.