Buscan que parque vehicular use gas y electricidad

Por ser el parque vehicular uno de los factores que provoca contaminación ambiental en esta ciudad, es necesario que se impulse el uso de combustibles que no presenten este problema, como son el gas natural y la electricidad, especialmente en lo que se refiere al servicio del transporte público, para poder mejorar la calidad del aire, señaló el Subsecretario de Medio Ambiente, Luis Alfredo Rangel Pescador.

Al referirse a la situación que se presenta actualmente en lo que se refiere a la contaminación, el funcionario de la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente, manifestó que aunque de manera general se mantiene una calidad del aire entre buena y regular, hay zonas en esta ciudad donde los índices de contaminantes aumentan en distintos momentos del día, a causa de las emisiones tanto de los vehículos que circulan en la zona urbana, como también de la presencia de ladrilleras.

Manifestó que se trata de dos factores contaminantes que es necesario atender, aunque mientras en el caso de las ladrilleras existe una tendencia natural hacia la disminución de estos talleres e incluso su desaparición, debido al cambio que se presenta en los materiales que se utilizan en la construcción, en el caso del parque vehicular que hay en esta ciudad no se presenta el mismo comportamiento y es necesario aplicar medidas para reducir la emisión de humos contaminantes que ocasionan.

El subsecretario explicó que es necesario impulsar el uso de combustibles que generen menos contaminación en los vehículos que circulan en esta ciudad, especialmente en lo que se refiere al transporte público, pues recordó que la ley establece que en el caso de este servicio, solamente se podrán otorgar concesiones y permisos a unidades que utilicen gas natural o electricidad, para reducir la emisión de partículas al medio ambiente que se presenta con el uso de gasolina o diésel.

Recordó el funcionario que no solamente se trata de una disposición que establece la ley, sino que también existen un convenio que firmó el gobierno estatal con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por medio del cual se compromete a la aplicación de medidas encaminadas a mejorar las condiciones del medio ambiente, para beneficio de la población, aunque dijo desconocer si en el caso de las concesiones que fueron autorizadas recientemente para unidades del transporte público, se aplicaron estas disposiciones.