Buscan restaurantes evitar ser víctimas de delitos


Al igual que otros sectores empresariales de la entidad, integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) señalaron que las llamadas de extorsión son una de las principales amenazas que sufren en materia de seguridad, por lo que este año realizarán dinámicas y capacitaciones para los trabajadores, con la finalidad de que eviten caer en esta clase de fraudes que han causado temor y afectaciones económicas dentro del gremio.

Jorge Muñoz, presidente de la Canirac en Durango, expresó que durante el año anterior 2019 recibieron varias de estas llamadas, de las cuales entre 12 y 15 lograron hacerse efectivas generando así un hueco financiero importante para quienes lastimosamente resultaron afectados.

 Como resultado de las llamadas las cantidades depositadas a los delincuentes por parte del personal osciló entre los 5 mil hasta los 15 mil pesos, cantidad límite que permiten depositar en las tiendas de autoservicio y conveniencia, no obstante hubo algunas llamadas que solicitaron el dinero a cuentas de banco y por mayor cantidad de efectivo.

Cabe destacar que recientemente la Unidad Cibernética de la Secretaría de Seguridad Publica (SSP) informó que se logaron detectar 1,312 números que eran utilizados para extorsionar a los duranguenses, entre ellos a los restauranteros. En este inicio de año la Canirac aseguró que no se han recibido llamadas, sin embargo, no descartan que se sigan generando, por eso la importancia de informar al personal.

“Nosotros tuvimos reportes de restaurantes que fueron víctimas, es por eso que tratamos de tener mucha comunicación con el personal de que no hagan depósitos en tiendas de conveniencia, que es lo más común, ya que les dicen que tienen que depositar de manera urgente. Las herramientas que utilizan son variadas, pues aseguran ser de Cofrepis, del SAT, de Profeco, del contador o mensajería”, agregó.

Aunado a esta estrategia que implementan los extorsionadores, preguntan en primera instancia por el gerente o encargado del lugar, si este atiende cuelgan, si el empleado responde lo contrario, aprovechan la fragilidad para manipularlo y obtener el dinero. Por último, el líder restaurantero señaló que están también de manera coordinada con las autoridades para vincular los números en caso de recibir llamadas de este tipo.