C.Tangana: “No estoy en un momento de mi vida en el que piense en el mercado”

Agencia EFE

Santiago José Sánchez

Bogotá, 1 dic (EFE).- En plena expansión por América Latina, continente que influencia su nueva música, el español C.Tangana explicó a Efe que ya se siente “un artista internacional” y que ha llegado a un punto en el que no piensa “en el mercado”, por lo que no tiene que “intentar inspirarse”.

“Afortunadamente he llegado a un punto en el que me puedo permitir un año de disfrutar y no tengo que pensar en ampliar mi mercado o intentar inspirarme”, afirmó.

Antón Álvarez (Madrid, 1990), conocido artísticamente como C.Tangana, alcanzó el éxito en España con su disco “Ídolo”, que contiene algunos de los cortes que le han llevado a la fama, como “Mala mujer”, si bien se encuentra explorando los ritmos latinos para llevar su música a otros escenarios.

Así sucede con “Un veneno”, su último sencillo, en el que se aleja del trap que lo encumbró para abrazar ritmos más propios de latinoamérica con la colaboración del heterodoxo cantautor flamenco Niño de Elche.

“Me interesan mucho estos artistas con los que he venido colaborando en España, que pertenecen a algo muy concreto, que a mí me parece ‘lo español’. Voy a llamarlo así para que no me llamen apropiacionista ni gilipolleces, pero ‘lo español’ está en un momento de reivindicación a nivel cultural”, apuntó.

Al igual que Niño de Elche, C.Tangana se encuentra “explorando la música latina”, pero no tanto la actual sino su raíces: “Por las noches, en lugar de escuchar a Daddy Yankee me pongo a Chavela, a Compay Segundo”, reconoció.

Fue esta cercanía creativa la que los llevó, entre otros motivos, a colaborar en su nuevo tema, “Un veneno”, que presentaron públicamente en el programa de televisión español de gran audiencia “Operación Triunfo”.

“Era el movimiento perfecto, llevar a la música a una cuestión de mensaje, que es muy mío, puesto en un contexto concreto en España”, explicó orgulloso.

Y ese mensaje tan “suyo”, plasmado en la letra de esa canción, es el que habla de los efectos que ha tenido sobre su vida esta fama repentina: “Esta ambición desmedida / por las mujeres, la pasta y los focos / me está quitando la vida / muy poquito a poquito a poco”, canta con Niño de Elche.

C.Tangana arremetió contra “todos estos artistas pop” que se han acercado al reguetón al afirmar que: “Venía un artista de pop, le metían un ritmo de reguetón pero seguía siendo un artista de pop, con escalas mayores, arreglos, mucha guitarrita, los cuatro acordes típicos y que suene fresquito, veranito”.

Por contra, reivindicó su sencillo “Booty”, en colaboración con la estadounidense Becky G, que se gestó en Colombia, porque bebe de los ritmos latinos “más duros”.

“Yo quería llevar ese espíritu de algo duro a algo asequible para todo el mundo. Es el tema más oscuro de bailar reguetón. Más duro, el que está más abajo, más base”, resumió.

El artista afirmó que como parte de su carrera musical se encuentra “en un boicot constante” consigo mismo y por eso en el último proyecto con Niño de Elche decidió “eliminar todo lo urbano. Me dedico a intentar huir”.

La estética altiva de C.Tangana le ha granjeado numerosas críticas por su ostentación sobre los escenarios y en sus vídeos musicales, así como por una sexualización constante de los cuerpos femeninos tanto en los vídeos como en sus letras.

Ante estas críticas dijo que en la sociedad actual se puede hacer espectáculo de todo: “Mi música está ahí puesta y todo el mundo puede juzgarla. Pero no hay ningún artista que tenga un tema para bailar reguetón y que genere un discurso sobre los ‘reality shows’ en la televisión en ‘prime time’ o que abra una discusión sobre el género”.

Su actitud sobre los escenarios se esfuma en el trato personal, que denota cercanía, sinceridad y una profundidad argumentativa poco habitual en artistas de su talla.

Porque, como él reconoce, “hay una diferencia entre C.Tangana y Antón Álvarez”, una diferencia que él considera “normal” porque dice ser Antón “todo el rato”, pero como pretende hacer objetos culturales, debe “ficcionar, meter la pluma, el estilo. Siempre hay una distancia entre cuando hablo con mi madre y me subo al escenario”. EFE