Cae el narcotraficante más buscado tras guerra en mayor favela de Río

Clarín

 

Río de Janeiro, 6 dic (EFE).- Un operativo militar y policial que reunió a cerca de 3.000 uniformados terminó hoy con la detención del narcotraficante más buscado de Río de Janeiro, Rogerio Avelino de Souza, alias “Rogerio 157”, líder de una “guerra” que azotó la mayor favela de la ciudad.

“Rogerio 157”, jefe del narcotráfico de la Rocinha, tenía pendientes varias órdenes de captura por homicidio, tráfico de drogas y asociación para delinquir y estaba en paradero desconocido desde septiembre, cuando huyó de un cerco policial en la favela.

Su cabeza tenía precio. Las autoridades habían ofrecido 50.000 reales (unos 14.300 dólares) por informaciones que condujeran a su detención y habían recibido más de 400 denuncias.

Los detalles del operativo que terminó hoy con su detención bien podrían encajar en el guión de un culebrón: Rogerio estaba escondido en la favela de Mangueira, fue alertado de la movilización policial durante la madrugada y se trasladó a la comunidad de Arará, mucho más pequeña y próxima a la cárcel de Benfica, donde cumplen condena, entre otros, el exgobernador de Río Sergio Cabral por múltiples delitos de corrupción.

El narcotraficante fue encontrado en una vivienda modesta, en la cama, cuando intentaba esconderse debajo de una manta. Trató de hacerse pasar por el primo de la dueña y sobornar a los policías, pero no opuso resistencia a la detención.

Además, tenía dos guardaespaldas en la azotea de la casa que, según la versión oficial, huyeron cuando vieron llegar a la policía.

“El no esperaba que la operación movería 3.000 hombres hasta Arará”, apuntó la comisaria de Policía Civil Cristina Bento, una de las responsables por el arresto.

Tras su detención, fue trasladado a una comisaría por unos 20 agentes que se hicieron fotos de recuerdo con “Rogerio” y “selfies” que los policías no dudaron en distribuir en las redes sociales, entre ellas algunas en las que el propio narcotraficante aparece tranquilo y sonriente.

“Rogerio 157” fue el lugarteniente del antiguo jefe del tráfico en Rocinha, Antonio Bonfim Lopes, alias “Nem”, y tras su caída, asumió el control del tráfico de drogas en la comunidad.

Pero las desavenencias entre ambos, el asesinato de dos colaboradores de Nem y el enfrentamiento entre Rogerio y la mujer de su antiguo jefe, derivaron en una guerra abierta que sembró el caos en la favela, multiplicó la violencia en Río y motivó la ocupación de la comunidad con más de mil efectivos del Ejército.

En septiembre, Rogerio logró huir del cerco policial en la favela y comenzó una fuga en la que, según los investigadores, buscó la protección del poderoso Comando Vermelho, uno de los cárteles que lidera el tráfico de drogas en Río.

La guerra en la Rocinha agravó la ola violencia que sufre Río de Janeiro y que llevó a las autoridades a pedir ayuda el Gobierno del presidente Michel Temer, quien finalmente autorizó el envío de 10.000 militares para reforzar la seguridad hasta finales de 2018.

En lo que va de año, según organizaciones civiles, en todo el estado de Río de Janeiro se han registrado unas 4.000 muertes en actos de violencia, incluyendo las de 124 policías.

La crisis de seguridad que vive Río se suma a los graves problemas económicos que llevaron a declarar el estado de calamidad financiera antes de los Juegos Olímpicos de 2016 y por los sucesivos escándalos de corrupción que, en un caso sin precedentes, mantienen en la cárcel a los últimos tres gobernadores del estado.

En las próximas horas, Rogerio 157, el narcotraficante más buscado de Río, ingresará en la prisión de máxima seguridad Bangú, donde cumplen pena algunos de los condenados por el “Lava Jato”, el mayor proceso contra la corrupción de la historia de Brasil. EFE