Calificadoras dan riesgo moderado a bono de Comisión de Electricidad mexicana

México, 11 jul (EFE).- Una emisión de bonos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México hasta por 775 millones de dólares con vigencia hasta 2049 recibió este jueves notas de riesgo moderado de parte de las principales calificadoras.

Moody’s Investors Service asignó la calificación Baa1 (moderado riesgo) en la escala global a las denominadas “notas senior globales no garantizadas” propuestas por la CFE, informó la calificadora en un comunicado.

Las notas, que no tienen fecha de emisión todavía, tendrán un plazo de 30 años y pagarán una tasa de interés fija. La CFE planea usar los recursos para financiar algunos gastos de capital de largo plazo

La calificación asignada por Moody’s está en línea con la que actualmente tiene la propia CFE (Baa1), lo que refleja el perfil crediticio de la compañía, explicó.

El Gobierno mexicano no garantiza las obligaciones de deuda de la CFE pero creemos que hay una probabilidad significativa de que haya apoyo gubernamental en caso de dificultades por diversas razones, incluyendo el estatus de la compañía como una importante entidad propiedad del Gobierno, y su importancia estratégica para la economía del país, explicó.

Standard & Poor’s Global Ratings asignó su calificación de emisión en moneda extranjera en escala global de ‘BBB+’, lo cual refleja la estrecha relación de la compañía con su accionista mayoritario, el gobierno de México, explicó la empresa.

“Aún consideramos que la CFE tiene un rol fundamental para el gobierno al brindar un servicio clave al país, dado su monopolio sobre la transmisión y distribución de electricidad en México, esperamos que se mantenga como un participante clave en la industria de generación eléctrica del país en el corto plazo”, comentó la S&P Global Ratings.

La calificadora Fitch Ratings, por su parte, le dio a esta emisión de bonos de la CFE una calificación de “BBB”, un nivel que se considera satisfactorio aunque sin dejar de contemplar que podría representar riesgos en el largo plazo.

A principios de junio, Moody’s cambió la perspectiva de México de estable a negativa al estimar que el país tendrá en el 2019 un “año difícil”, en el que se espera que su crecimiento se desacelere al 1,5 % desde el 2 % de 2018. 

En marzo pasado, Fitch Ratings redujo su pronóstico de crecimiento económico para México en 2019 a 1,6 % desde uno previo de 2,1 % que proyectó en diciembre. EFE