Cambio climático obliga a cambiar forma de administrar el agua: Ramírez de la Parra

 

Por Erick Galicia Lozano. Enviado

Tula, Hgo., 27 Jul (Notimex).- Contrario a lo que uno pudiera suponer por las inundaciones sufridas en semanas pasadas, estamos teniendo lluvias por debajo del promedio, pero con mayor intensidad a las de años anteriores, afirmó el titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra.

El comisionado advirtió lo anterior al explicar la importancia de la construcción de obras como el Túnel Emisor Oriente, que tendrá capacidad para desalojar hasta 150 metros cúbicos de agua por segundo del Valle de México.

En conferencia de prensa, detalló que desde su punto de vista, el principal afectado por el cambio climático “es el agua”, ya que sus ciclos, como los conocemos, ya no se presentarán de la misma forma y con la misma periodicidad.

Muestra de ello es que en la actual temporada de lluvias se presente este fenómeno, en el que “hay menos agua, pero en intensidad, en lapsos más cortos en mucho más cantidad”.

Y citó las inundaciones ocurridas en semanas pasadas cuando “los tres cuerpos de agua que utilizamos para poder desfogar toda el agua del Valle de México, los llevamos a su máxima capacidad”.

Es decir, a dichos cuerpos de agua “ya no les cabía un litro más de agua” por lo que se tuvo que comenzar a almacenar agua en todos los vasos del Valle de México para tratar de desfogar y regular antes de poder sacar el agua.

En ese sentido, Ramírez de la Parra aseguró que a lo que “nos va a ayudar el Túnel Emisor Oriente, es aumentar esa capacidad cuando se presenten ese tipo de situaciones en el futuro”.

Y es que si hay algo que es seguro, agregó, es que llegará un día en que dichos vasos reguladores rebasarán su capacidad máxima y terminarán por desbordarse, “y lo que estamos tratando de hacer con estas infraestructuras es evitar que se presente esta situación”.

Esto nos lleva a replantear la forma en que se administra el agua, tanto la que llega se tiene que llevar a la Ciudad de México como la que se tiene que sacar, por lo que actualmente se vive un proceso en el que las nuevas condiciones climáticas nos orillarán a plantear esa nueva forma de administrar el agua.

Si las condiciones climáticas propician que esa intensidad de lluvias se presente por periodos mucho más largos, “sería mucho más complicado para nosotros poderlo desfogar”, reconoció el funcionario.

Agregó que actualmente, para poder determinar qué compuerta abrimos, qué tubo usamos o qué vaso regulador usamos, tenemos un protocolo de actuación, de manera que las acciones que se llevan a cabo no son a capricho, sino que responden a un código de actuación que se hizo con la capital del país y el Estado de México.

Gracias a este código y a las nuevas infraestructuras, durante la presente administración no se ha presentado ningún rompimiento de infraestructura en lo que va de la administración.

Aún así, este protocolo se ha tenido que actualizar año con año, a fin de continuar con la capacidad necesaria para hacer frente a las posibles situaciones futuras, agregó Ramírez de la Parra.