“Cambio de época” obliga A.Latina a reforzar integración y calidad política

Panamá, 2 dic (EFE).- América Latina debe reforzar la integración y la calidad de su política para poder hacer frente a los desafíos que impone “el cambio de época” que vive el mundo, marcado ahora por la confusión económica y el enojo social, afirmó hoy el exsecretario iberoamericano Enrique Iglesias.


El también expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ofreció su visión sobre la actualidad internacional y lo que puede deparar el futuro para América Latina ante diputados de la región, quienes le hicieron un reconocimiento por su apoyo al desarrollo latinoamericano.

“Recibir este generoso homenaje de parte de ustedes es para mí un gran honor”, declaró el uruguayo, de 86 años, en el marco de la XXXII Asamblea General del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino).

Tras recalcar que “América Latina es hoy quizá el continente con más presencia democrática en el mundo”, Iglesias aseveró que la humanidad vive un “cambio de época” en el que sobresale la velocidad vertiginosa con la que se transforma su principal motor: la tecnología.

“En el 2030 el 50 % de los puestos de trabajo que existen en Estados Unidos va a desaparecer, habrá otros” debido a la “digitalización y robotización”.

El cambio de época que comienza también está vinculado a la “espectacular expansión del comercio mundial y del mundo financiero, que ha sido capaz de lograr la universalización de las inversiones, de las corrientes financieras, pero que también ha sido un factor crítico en las grandes crisis” recientes, explicó.

“Por primera vez en 50 años hemos tenido un momento en el que el crecimiento del comercio fue menor que el crecimiento del producto interno bruto, lo que muestra la magnitud” de la crisis que estalló en 2007 y que aún se siente, dijo.

Se están dando “cambios estructurales en el comercio: 60 % del comercio mundial son bienes intermedios, el papel de las materias primas”, que sostienen las exportaciones latinoamericanas, “pierden peso frente al avance de los bienes intermedios y los servicios”, señaló.

Iglesias enfatizó en la “preocupante tendencia a violentar lo que fue siempre un gran objetivo de América Latina como fue el tema comercio libre, el acceso a los mercados”.

“América Latina inventó la Organización Mundial de Comercio (OMC) en la ronda de Uruguay en 1986. Eso está en crisis. Nos encontramos con un avance peligroso del proteccionismo internacional”, expresó.

Para Iglesias existe “confusión” en cuanto a la forma de enfrentar los retos que plantea el escenario económico, en especial si se le sigue viendo desde la perspectiva de un capitalismo liberal que si bien rindió grandes beneficios “se mostró incapaz de contener la concentración de la riqueza y la tremenda desigualdad”.

Una de las consecuencias es que “tenemos un mundo muy enojado, y ese enojo viene fundamentalmente por el ascenso de las clases medias, que ven estancado ese crecimiento”, aseguró.

“Y vemos entonces el voto antisistema y el voto enojado en las juventudes que reaccionan con la desatención, como ha pasado en EE.UU.”, donde sufragó “el 45 % – 50 %” de los electores en los comicios en los que resultó electo el magnate y candidato republicano Donald Trump, dijo Iglesias.

Ante el escenario de un “mundo fragmentado” el exsecretario iberoamericano le plantea a América Latina la necesidad de más inversión en el recurso humano, “para que puedan competir en el mundo que viene”.

También una diversificación del sistema productivo con miras al mercado de los servicios y las cadenas de valor para que la región pueda “ascender a la nueva industrialización”.

Y resalta la necesidad de una integración más robusta, que permita a Latinoamérica “concertar acciones para negociar conjuntamente”, explicó.

“Este mundo multilateral está en crisis (…). Nos va a costar convivir en medio de una fragmentación con una potencia como China”, argumentó.

Y también la región debe caminar hacia elevar “la calidad de la política” porque “no hay democracia sin partidos políticos”, agregó.EFE