Camboya busca enmendar la Constitución para añadir delitos contra la Corona

thehindu.com

Bangkok, 31 ene (EFE).- El Gobierno de Camboya buscar aprobar una enmienda constitucional para castigar los delitos contra la Corona, confirmó el Ministerio de Justicia, mientras activistas alertan sobre la posible vulneración de derechos que supondrían estas leyes.

El portavoz ministerial, Chhin Malin, declaró a los medios de comunicación que no puede desvelar los detalles de los cambios, que también afectarán al Código Penal, y que se anunciarán este viernes en una reunión del Consejo Constitucional, informó hoy el diario “The Phnom Pehn Post”.

Sin embargo, Malin sí confirmó que entre las propuestas se incluirá criminalizar los insultos contra el rey Norodom Sihamoni.

“En nuestra Constitución hay un artículo que protege al rey, pero en el Código Penal no hay un artículo que castigue a aquellos que le insulten”, dijo el portavoz.

Activistas en favor de los derechos humanos han alertado que los nuevos cambios pueden servir al Gobierno del primer ministro, Hun Sen, para perseguir a sus rivales políticos y acallar a la disidencia.

“Los posibles cambios en la Constitución y el Código Penal llevan un riesgo serio de perjudicar libertades fundamentales, en particular la libertad de expresión y de asociación”, apuntó al diario Chak Sopheap, del Centro Camboyano para los Derechos Humanos.

Desde mediados del 2017, el Gobierno camboyano ha redoblado la presión contra cualquier tipo de oposición -incluidos políticos, activistas y prensa independiente- de cara a las elecciones generales de este año.

En noviembre, el Tribunal Supremo ilegalizó al Partido de Rescate Nacional de Camboya (PRNC), principal grupo opositor, acusado de traición y de conspirar con agentes extranjeros para derrocar al Ejecutivo.

Kem Sokha, exlíder de la formación disuelta, se encuentra en prisión desde septiembre y afronta una pena de entre 15 y 30 años de cárcel por presunta traición.

La campaña contra la disidencia también llevó al cierre de periódicos y emisoras de radio, además de la expulsión de organizaciones en favor de la democracia.

El primer ministro, Hun Sen, revalidó en 2013 el cargo que ostenta desde 1985, en unas elecciones en las que se impuso con menos margen del esperado y en las que la oposición denunció fraude electoral.

El mandatario ha amenazado varias veces con una guerra civil en Camboya si su partido pierde el poder en los próximos comicios generales, previstos el 29 de julio de 2018.

Con la ayuda de la ONU, Camboya organizó las primeras elecciones democráticas en 1993, tras más de dos décadas de guerra civil, incluido el régimen del Jemer Rojo, durante el que murieron unos 1,7 millones de personas. EFE