“Canto por la Paz y el Cariño”: un festival de apoyo a Ortega en Nicaragua

Nación Dominicana

Managua, 9 may (EFE).- Miles de simpatizantes sandinistas se citaron hoy en diferentes municipios de Nicaragua para participar en un festival simultáneo que se denominó como el “Canto por la Paz y el Cariño” y que se convirtió en una muestra de apoyo al Gobierno de Daniel Ortega.

La actividad central se realizó en la Avenida de “Bolívar a Chávez”, cerca del antiguo centro de Managua, y al que no acudió el presidente Ortega ni su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Ese festival estuvo marcado por numerosas canciones en favor de la paz y por ritmos y melodías de tintes sandinistas y testimonial.

Los oficialistas exhibieron su músculo en esa concentración en la que volvieron a entremezclarse los colores de la bandera sandinista y los de la bandera nicaragüense con gritos en favor de la paz y el diálogo.

El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), el sandinista Gustavo Porras, coreó junto con los participantes diversas proclamas en defensa del Ejecutivo sandinista.

“Porque queremos la paz, defendemos la paz”, “Con Daniel al frente”, “Viva Daniel, viva Rosario, viva el pueblo de Nicaragua, viva el Frente Sandinista de Liberación Nacional”, arengó.

Un par de horas antes, miles de personas, convocados por estudiantes que protestan contra el Gobierno, marcharon de forma multitudinaria y pacífica por las calles de Managua, bajo el lema “Por la Justicia y la Democratización de Nicaragua”.

En una nueva muestra de fuerza popular, la tercera en tres semanas, la multitud, ataviada con camisetas y banderas de Nicaragua, convirtió los colores azul y blanco propios de la enseña nacional en el símbolo de sus reclamaciones y volvió a pedir justicia por las víctimas de las protestas y la democratización de este país.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple 22 días, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social, que continuaron a pesar de que Ortega revocó esos cambios.

Desde que comenzaron las manifestaciones los enfrentamientos violentos han causado al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos.

Nicaragua está pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración. EFE