Capturan a 66 supuestos extorsionadores en Guatemala, uno de ellos un guardia

Guatemala, 13 jun (EFE).- Un operativo a gran escala que ejecutó hoy la Policía Nacional Civil (PNC) con apoyo de fiscales en ocho departamentos de Guatemala contra grupos de pandillas dedicados al sicariato y extorsiones dejó 66 detenidos, uno de ellos un guardia penitenciario que proporcionaba armas a las pandillas.

El denominado “Operativo Fortaleza” se realizó en los departamentos de Sacatepéquez, Escuintla y Chimaltenango, los más afectados por la potente erupción del volcán de Fuego registrada el pasado 3 de junio con más de un centenar de muertos y 1,7 millones de afectados.

Además de Guatemala, que incluye la capital, las autoridades practicaron los más de 160 allanamientos en los departamentos de Santa Rosa (sureste), El Progreso y Jalapa (este) y Suchitepéquez (sur).

El Ministerio de Gobernación (Interior) dijo que entre los capturados está el guardia del Sistema Penitenciario (SP) Edner Onner Cortez Castillo, de 30 años, sindicado de ser el principal proveedor de armas a la pandilla del Barrio 18.

Cortez, conocido con el alias de “El Primo” dentro de esa estructura, fue detenido en el interior del Centro Preventivo para Hombres del departamento oriental de El Progreso.

Según las investigaciones realizadas por la PNC desde hace dos años y medio, el guardia abastecía de fusiles, revólveres, pistolas y municiones a integrantes del Barrio 18, las cuales adquiría en El Salvador.

Cortez utilizaba como centro de operaciones para la compra y venta de armas la aldea Boca del Monte, en el municipio de Villa Canales, en el departamento de Guatemala.

El Ministerio de Gobernación dijo que no han establecido de cuánto dinero se agenció “El Primo” por la venta de armas, pero agregó que recientemente establecieron que estaba comercializando con el Barrio 18 seis fusiles a 14.000 quetzales cada uno (1.871 dólares).

Es por ello que destacó que esta detención, en el marco del “Operativo Fortaleza” ejecutado este miércoles, es “un duro golpe” a esa estructura criminal, pues entre los 66 detenidos hay más de una treintena de mujeres

A los capturados se les acusa de los delitos de asesinato, asociación ilícita, obstrucción extorsiva de tránsito, venta ilegal de armas de fuego, conspiración para cometer asesinato y transporte ilegal de armas de fuego.

Según las investigaciones, son responsables, desde el año 2010, de realizar extorsiones al transporte público, taxis, mototaxis, camiones, repartidores, comerciantes y residencias.

Según la Fiscalía, otros 101 miembros de estos grupos que ya se encuentran en prisión serán citados a los tribunales para imputarles nuevos cargos.

Durante dos años que duró la investigación, se estableció que esas estructuras cobraron a transportistas 6.551.700 quetzales (875.895 dólares) en extorsiones, detalló la PNC. EFE