domingo, septiembre 27, 2020
Inicio > Noticias > Internacional > Cardenal de Honduras pide en Cuaresma más oración y que nadie sea indiferente

Cardenal de Honduras pide en Cuaresma más oración y que nadie sea indiferente

Tegucigalpa, 6 mar (EFE).- El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez pidió este miércoles de ceniza que en la presente Cuaresma nadie sea indiferente a “la gracia recibida” e invitó a sus compatriotas a que dediquen más tiempo a la oración.

En una concurrida misa en la catedral de Tegucigalpa, Rodríguez subrayó que la Cuaresma iniciada con el miércoles de ceniza, que antecede a la Semana Santa, es “tiempo propicio para reconciliarse y recomponer las relaciones entre nosotros y Dios, por si acaso se ha debilitado o estuviese rota”.

El religioso, también arzobispo de Tegucigalpa, señaló que los cristianos no pueden meter en saco roto la gracia recibida de Dios.

“Cada día Dios nos habla, cada día Dios nos regala su palabra, cada día Dios nos invita a alimentarnos del pan del cielo, y tanta gente indiferente echa en saco roto la gracia recibida”, señaló Rodríguez, quien además abogó por un “estilo de vida nuevo” del ser humano.

Destacó que hay tres aspectos en la vida de cada persona en la relación con Dios: “La oración, para con el prójimo; la ofrenda, la limosna, la caridad para con uno mismo, y el ayuno, o sea el control de nuestras pasiones”.

El cardenal señaló que hay un programa para la Cuaresma y que por esa razón la Iglesia llama “a no quedarnos en lo exterior, sino a situarnos delante de Dios padre, que es el que nos conoce en lo más profundo sin buscar premios, sin buscar recompensas aquí abajo”.

Dijo además que cumpliendo con el evangelio, no hay que dar limosnas haciendo sonar trompetas para que todos se enteren, sino que simplemente hay que hacer el bien.

También recordó que nadie es tan pobre como para no tener algo que ofrecer, ni nadie es tan rico que no tenga algo que pueda recibir.

“Todos estamos verdaderamente en un mundo donde damos y recibimos, damos tal vez alguna cosa material, recibimos un crecimiento en el amor para poder comprender más al que más sufre”, recalcó el religioso.

En lo que respecta a la oración, su llamado fue a darle más tiempo y señaló que hay quienes oran tres minutos por la mañana y tres por la noche, creyendo que eso es suficiente, por lo que les invitó a doblar el tiempo de orar.

De la limosna, aunque dijo que es una palabra que no le gusta, expresó que se da “aquello que nos cuesta” y “eso nos hace crecer” porque “damos no por interés”.

Del ayuno, indicó que no solo es de cosas materiales, sino que se debe poner en práctica en varias cosas, incluso en la manera de hablar, en alusión a aquellas personas que en su lenguaje tienen solamente unas 200 palabras, de las que muchas son “malas palabras”, por lo general insultantes.

También se puede ayunar “de los chismes” y “del teléfono celular”, aparato al que muchos “le dan tantísimo tiempo”, dijo el cardenal Rodríguez.

Hay quienes “le dan tantísimo tiempo al teléfono celular que ya no tienen ni tiempo para cruzar la calle y por eso hay tantos atropellados, por andar texteando; dicen, es la moda. Pues a ayunar un poquito, si le doy dos horas al teléfono, le voy a dar una nada más”, acotó.

Según Rodríguez, también se puede ayunar para dejar el vicio de fumar, ya que quienes lo hacen saben “que se están fumando la enfermedad de sus pulmones (el cáncer) y hasta una muerte prematura”.

“Aunque se enojen conmigo las compañías de cigarrillos, es malo fumar”, apostilló Rodríguez. EFE

%d bloggers like this: