Carrie Lam no ve “factible” un debate sobre sufragio universal en Hong Kong

Hong Kong, 15 oct (EFE).- La jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, consideró que “no es factible un debate sobre el sufragio universal” para la elección del máximo cargo local, una de las demandas de los manifestantes hongkoneses, informó hoy el diario South China Morning Post.

Según un informe interno de la delegación de la Unión Europea (UE) en la excolonia británica obtenido por el rotativo hongkonés, Lam consideró inviable “retomar un debate sobre el sufragio universal en Hong Kong”, ya que haría falta que la Asamblea Nacional Popular (de China) diera una serie de pasos constitucionales a los que el autoritario régimen de Pekín se opone de manera frontal.

El documento -según el cual la política hongkonesa dijo que no tenía sentido abrir un debate de una aspiración inalcanzable en la actualidad- es el resultado de un encuentro de una hora entre Lam y la jefa de la misión de la UE en la ciudad semiautónoma, Carmen Cano.

Además, durante su rueda de prensa semanal, Lam dijo hoy a los periodistas que los métodos violentos de algunos manifestantes radicales solo hacen que el Ejecutivo tenga “una mayor determinación para acabar con la violencia”.

“La violencia no nos dará la solución: solo resultará en más violencia, solo empeorará la situación”, señaló la jefa del Gobierno local ante los periodistas.

Mientras tanto, este lunes, unas 130.000 personas, según los organizadores, asistieron a un mitin cuyo objetivo era apoyar la aprobación, por parte del Congreso de EE. UU., de la Ley de Democracia y Derechos Humanos de Hong Kong de 2019, que serviría para sancionar a aquellos funcionarios (chinos y hongkoneses) que minen los derechos de los habitantes de la región administrativa especial.

Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que rigen Hong Kong y una oposición al autoritarismo de Pekín.

No obstante, algunos manifestantes han optado por tácticas más radicales que la protesta pacífica y los enfrentamientos violentos con la Policía son habituales. EFE