miércoles, enero 19, 2022
Inicio > Noticias > Nacional > Carstens: los bancos centrales deben mejorar la seguridad de sistemas pagos

Carstens: los bancos centrales deben mejorar la seguridad de sistemas pagos

Foto: Bloomberg

Fráncfort (Alemania) 1 mar (EFE).- El director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Agustín Carstens, considera que los bancos centrales deben mejorar la seguridad y eficiencia de los nuevos sistemas de pagos.

En un artículo en el informe trimestral del BPI, publicado hoy, Carstens dice que “los bancos centrales tienen una función fundamental en los sistemas de pago, y los cambios que se están produciendo les obligan a redoblar sus esfuerzos y a asumir un papel más destacado en la mejora de la seguridad y la eficiencia de estos sistemas”.

“El dinero y los sistemas de pago se basan en la confianza en la moneda -ya sea en su versión física o digital- y solo el banco central puede garantizar esa confianza”, añade Carstens, que fue gobernador del Banco de México.

El mexicano observa como la innovación digital está desbancando los instrumentos e instituciones que históricamente dominaban los pagos, como el efectivo y los bancos.

Estos nuevos sistemas de pagos “son más rápidos, baratos y fáciles de usar”, según Carstens.

Todavía mucha gente tiene un acceso limitado o no tiene acceso a un banco u otro tipo de cuenta para realizar pagos en países con economías emergentes, en los que es caro abrir una cuenta bancaria.

“Los pagos transfronterizos siguen siendo caros y complicados”, entre otras cosas, porque implican diferentes sistemas, divisas y regímenes legales y regulatorios.

Además, los riesgos asociados con el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo es más difícil de gestionar en los pagos transfronterizos.

Algunos bancos centrales estudian la posibilidad de crear su propia moneda digital para pagos minoristas, tras la aparición de proyectos como la libra de Facebook.

Por ejemplo, los bancos centrales de Dinamarca, Noruega y Suecia estudian la creación de sus respectivas coronas electrónicas.

El BCE también ha dicho que explora la posibilidad de crear un euro digital.

Ecuador desarrolla un proyecto piloto de dinero electrónico accesible a todos los ecuatorianos y Uruguay tiene un proyecto de billete digital, que tendría las mismas funciones que los billetes físicos.

“Los bancos centrales de todo el mundo investigan una serie de prototipos” y si los resultados de estos experimentos se comparten internacionalmente, ser creará una imagen más clara de las opciones tecnológicas que son apropiadas para una moneda digital, consideran Raphael Auer (BPI) y Rainer Böhme (Universidad de Innsbruck) en un artículo del informe.

“Para que una moneda digital emitida por un banco central para uso minorista genere confianza y sea ampliamente utilizable ha de ser segura, accesible y tan cómoda de usar como el efectivo, y además debe proteger la privacidad”, según Auer y Böhme.

El reto es diseñar una moneda digital que combine las virtudes de un pago directo al banco central con la conveniencia que ofrecen los intermediarios.

En el modelo indirecto el consumidor tiene un pago con un intermediario e implica capacidades tecnológicas similares a las que los bancos centrales tienen en el sistema actual.

En el directo la moneda digital representa un pago directo al banco central y le exige capacidades tecnológicas muy grandes porque el banco central procesa todas las transacciones y manejaría un volumen de tráfico de pagos comparable con el de los operadores de tarjetas de crédito o débito.

Arabia Saudí, que preside este año las reuniones del G20, ha establecido una de sus prioridades la mejora de los pagos transfronterizos. Dos órganos acogidos por el BPI dirigen los trabajos del G20 para lograr esta mejora. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: