Catalanes en México votan “in extremis” en comicios tras retraso en el envío

Una mujer vota en las elecciones del Parlamento catalán EFE/Mario Guzmán

 

México, 21 dic (EFE).- Catalanes residentes en México pudieron votar a contra reloj para las elecciones al Parlamento catalán, luego de que un retraso en el arribo de las papeletas dificultara su derecho y gracias a una ampliación del horario de atención.

A las 13.00 hora local (19.00 GMT), cerró el periodo de votación en el Consulado de España en México, en la Ciudad de México, habiendo recibido un total de 113 votos, según datos oficiales.

En México las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística de España son de 14.225 catalanes inscritos en el censo, de los que 623 pudieron rogar el voto, el equivalente al 4,3 % del total de catalanes residentes en la nación latinoamericana, según datos ofrecidos por el Orfeón Catalán de México.

Según explicaron a Efe fuentes del consulado, hubo un arribo extremadamente tardío de las boletas electorales, pues no fue hasta este miércoles a las 05.00 hora local (11.00 GMT) que se localizaron los paquetes con las votaciones en aduanas de la Ciudad de México.

Varios observadores detectaron la presencia de las papeletas electorales y se hicieron los trámites pertinentes para desencallar el envío.

De forma extraordinaria, se decidió que en lugar de mandar el material electoral al domicilio del votante, se concentraran los envíos en una oficina de Correos de México cercana al consulado.

Dicha delegación de Correos amplió el miércoles su horario para que se pudiera acudir a recoger las boletas electorales, en tanto que el consulado también alargó su horario hasta la medianoche del miércoles.

Este jueves abrió antes, a las 07.30 hora local (13.30 GMT) y cerró a las 13.00 horas (19.00 GMT), coincidiendo con la clausura de urnas en Cataluña.

La falta de arribo de las papeletas a los votantes en México había desatado muchas protestas, especialmente en redes sociales.

El plazo para depositar el voto en urna se abrió el domingo 17 de diciembre, pero hasta este miércoles en la tarde no se había recibido ningún voto.

Con estas últimas acciones y la ampliación del plazo se permitió votar a los residentes en Ciudad de México y cercanías, pero al no llegar el voto por correo, catalanes que viven en otros puntos del país no podrán ejercerlo pese a haber cumplido el proceso pertinente.

“Ha sido todo muy caótico, pero esta ocasión sí quería votar. (…) Estoy muy contenta, y muy nerviosa. No me lo creo”, dijo a Efe Lluïsa Matarrodona, una promotora cultural residente en México desde hace siete años.

Montserrat Galí, hija de exiliados de 70 años, viajó desde Puebla, a unos 130 kilómetros de la capital, para poder votar, y lamentó que no se garantizara un “derecho fundamental, como es el derecho a voto”.

En el consulado había una amplia presencia de apoderados de partidos políticos, la mayoría independentistas.

El voto rogado, implantado en 2011, ha probado ser un desincentivador del voto en el extranjero y recientemente el Senado español, por unanimidad, decidió apoyar la derogación de este mecanismo.

Como ejemplo, solo un 4,7 % de los casi dos millones de españoles residentes en el extranjero votaron en los comicios en las generales españolas del 20 de diciembre del 2015.

Un total de 224.844 catalanes registrados en el extranjero estaban hoy llamados a votar en las elecciones del 21D. EFE