Católicos dan 7 vueltas al Congreso argentino ante debate sobre ley de aborto

Diario Público

Buenos Aires, 12 jun (EFE).- Miembros de diversas comunidades católicas oraron hoy dando siete vueltas al edificio del Congreso argentino, en Buenos Aires, para “derribar las murallas” que se erigen a favor de un proyecto de ley para legalizar el aborto, iniciativa que será debatida mañana en la Cámara de Diputados.

Emulando la hazaña de Josué y el ejército de Israel para tomar Jericó dando siete vueltas orando alrededor de sus murallas, casi un centenar de personas giraron en torno al Congreso para pedir a Dios que “ilumine” a los diputados que este miércoles tendrán que votar a favor o en contra del proyecto, una votación que se perfila ajustada y de resultado incierto.

“Dando siete vueltas se destruye lo que uno pide que sea destruido, en este caso el aborto”, dijo a Efe Elizabeth, una mujer que viajó desde la ciudad de Rosario para manifestarse en contra del aborto y que se define como “militante provida”.

A pocos metros de las altas rejas que rodean al Congreso, Elizabeth pidió a los legisladores que saquen adelante proyectos que ayuden a las mujeres embarazadas “vulnerables” para que no aborten y, “en caso de no quererlo, den a su hijo en adopción”.

“Todo niño tiene derecho a vivir, está amparado por todas las leyes y también lo afirma la ciencia. Pero, más allá de eso, no podemos matar a una persona. Y no queremos un país en el que se instale la pena de muerte al niño por nacer”, sostuvo.

Con un pañuelo celeste al cuello -que identifica a los “provida”, Romina, de 34 años, no pierde las esperanzas de que este miércoles gane el “no al aborto” y la iniciativa no avance para su tratamiento en el Senado.

“Estoy totalmente en contra. Lo peor que pueden hacer es matar a una criatura indefensa”, señaló.

Con imágenes de la Virgen María y el Sagrado Corazón, las oraciones se prolongaron durante un buen rato junto a las rejas del Parlamento, mientras las fuerzas de seguridad preparaban un importante vallado en la zona de cara a las importantes manifestaciones, a favor y en contra del proyecto, que se prevén para este miércoles.

“Estoy aquí porque defiendo la vida al 100 %. Soy una persona de fe, convertido hace poco”, cuenta Carlos, de 36 años.

Carlos destaca el “desafío” que ha representado para él sostener su posición a favor de la vida en el seno de su propia familia y entre los amigos, grupos no ajenos a la división que está iniciativa ha abierto en toda la sociedad argentina.

“A muchos les molesta debatir desde la fe. Pero yo no entro en eso: la vida es la vida y la crea Dios y yo respeto eso”, afirma.

Hombres y mujeres, laicos y religiosos, seguirán apostando por la oración en la noche de hoy, en iglesias cercanas al Congreso.

“Todavía hay diputados que están indecisos. Rezamos para pedir a Dios que los ilumine para cumplir con su misión de representar a la gran mayoría del pueblo argentino que está claramente a favor de la vida”, señala Fabián Barrera, sacerdote misionero vicentino.

Integrante de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, del barrio capitalino de Constitución, Barrera cuenta que el del aborto es un tema del que habla con los feligreses.

“Se dialoga sobre este tema y tristemente se nota una clara persecución, agresiones verbales por defender la vida”, lamentó. EFE