domingo, agosto 14, 2022
Inicio > Noticias > Internacional > CEDEAO levanta sanciones contra Mali y aumenta presión sobre Guinea-Conakri

CEDEAO levanta sanciones contra Mali y aumenta presión sobre Guinea-Conakri

Mawusi Afele

Nairobi, 3 jul (EFE).- La Comunidad Ecónomica de Estados de África Occidental (CEDEAO) decidió hoy en una determinante cumbre ordinaria (la 61) el levantamiento de las sanciones económicas impuestas contra Mali, además de acordar con Burkina Faso una transición de dos años y aumentar la presión sobre Guinea-Conakri.

Después de posponer cualquier decisión en su última cumbre extraordinaria celebrada el pasado 4 de junio, el bloque regional de 15 países tomó este domingo audaces medidas para seguir impulsando los procesos de transición en cada uno de estos países.

El levantamiento de algunas de las duras sanciones impuestas el pasado mes de enero sobre Bamako tiene “efecto inmediato a partir de hoy”, según confirmó después de la cumbre en una rueda de prensa el presidente saliente de la comisión de la CEDEAO, Jean-Claude Kassi Brou.

Así, sus vecinos de África occidental anularon el cierre de sus fronteras y la suspensión de todas las transacciones comerciales con Mali (de la cual se habían salvado únicamente algunos productos básicos), además de permitir el retorno de sus embajadores a Bamako.

Sin embargo, se mantuvo la suspensión del país de todas las actividades de la organización así como las sanciones individuales contra miembros de la junta militar, liderada por el coronel Assimi Goita -responsable de un golpe de Estado en agosto de 2020 y un segundo el pasado mayo-, que incluyen la congelación de sus cuentas en bancos regionales.

Según Brou, el bloque tomó la decisión después de escuchar a su mediador para el país, el expresidente nigeriano Goodluck Jonathan, quien subrayó que Mali ha avanzado en el establecimiento de un código electoral y mecanismos de monitorización así como hacia la redacción de una nueva Constitución.

Estas medidas se han tomado de cara a la celebración de elecciones presidenciales, para las cuales las autoridades de transición propusieron esta semana como fecha el mes de febrero de 2024.

ACUERDOS CON BURKINA FASO

Respecto a Burkina Faso -donde gobierna una junta militar desde el pasado 24 de enero-, la CEDEAO anunció un acuerdo alcanzado con las autoridades para una transición de dos años, por debajo de los 36 meses (tres años) que había propuesto el país anteriormente.

Precisamente esta semana, el mediador enviado por la CEDEAO, el expresidente nigerino Mahamadou Issoufou, se reunió en Uagadugú con el presidente burkinés, el teniente coronel Paul Henri Sandaogo Damiba, quien manifestó su compromiso a alcanzar una “duración consensuada” de la transición.

Asimismo, la CEDEAO tuvo en cuenta la “puesta en libertad total” del expresidente depuesto, Roch Kaboré -que aún sufría restricciones después de habérsele permitido regresar a su domicilio-, una de las exigencias de la organización desde el golpe.

PRESIÓN SOBRE GUINEA-CONAKRI

Menos halagüeñas son las perspectivas para Guinea-Conakri, que no ha presentado un nuevo calendario de transición más “aceptable” en lugar del plazo de 3 años propuesto hasta ahora por la junta militar dirigida por el coronel Mamadi Doumbouya, que tanto la CEDEAO como la oposición rechazan.

Aunque la junta había rechazado en noviembre de 2021 el nombramiento de un mediador por parte de la CEDEAO, la organización otorgó hoy este rol al expresidente de Benín Thomas Yaya Boni.

Si el país no alcanza un acuerdo para un nuevo calendario de transición antes del final de julio la CEDEAO impondrá nuevas sanciones económicas, después de establecer ya en septiembre pasado lgunas medidas contra los líderes golpistas, en el poder desde el golpe del pasado 5 de septiembre.

De momento, tanto Burkina Faso como Guinea-Conakri permancen también suspendidas de las actividades de la organización regional.

La cumbre extraordinaria fue también escenario del nombramiento de un nuevo presidente de turno, un cargo que hasta ahora había ocupado Akufo-Addo, jefe de Estado de Ghana, y que ahora ostentará el presidente bisauguineano, Umaro Sissoco Embaló.

Precisamente durante este mes de junio la CEDEAO hizo efectivo el despliegue de una fuerza de reserva integrada por unos 600 efectivos de seguridad y desplegada en Guinea-Bisáu tras la intentona golpista que sufrió el país el pasado 1 de febrero.

En el último año y medio, la región de África occidental ha sufrido cuatro golpes de Estado, los dos acaecidos en Malí (agosto de 2020 y mayo de 2021), uno en Guinea-Conakri (septiembre de 2021) y otro en Burkina Faso (enero de 2022). EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: