CEDH ya había advertido de “novatadas”

  • Desde 2015 emitió recomendaciones sobre este tipo de actos

Por: Javier García

Luego de que se diera a conocer por este medio de comunicación la presunta agresión a un joven aspirante a ingresar a la Normal Rural J. Gpe. Aguilera, en el municipio de Canatlán, en las llamadas “novatadas” y quien se encuentra delicado de salud en el Hospital del IMSS, se sabe que la Comisión Estatal de Derechos Humanos ya había emitido una recomendación por este tipo de prácticas en el año 2015.

Respecto al caso, en el portal de la CEDH se puede tener acceso a la recomendación número 08/16 fechada con 13 de julio de 2016, documento donde se acumulan los expedientes CEDH/1/431/2015, CEDH/1/494/15, así como el CEDH/1/505/2015, en los que se detalla por parte de algunos aspirantes la serie de violaciones a sus derechos humanos y las irregularidades en las llamadas “novatadas”, “semana de inducción” o “semana de prueba”, como se describe en el citado documento y de los cuales sus testimonios quedaron en el anonimato por temor a represalias.

Se puede leer en la recomendación dirigida al entonces secretario de Educación, Héctor Vela Valenzuela, que se atendiera a la brevedad una serie de acciones realizadas por parte de un grupo interno denominado “Consejo Estudiantil”, entre las que se relata con lujo de detalle el cómo son recibidos, fragmentos que a continuación se exponen tal y como fueron relatados en su momento y que constan en el expediente arriba mencionado:

“Que el día de hoy (4 agosto de dos mil quince) en la Escuela Normal J. Gpe. Aguilera, se llevaron a cabo las novatadas para los alumnos de nuevo ingreso y el presidente del consejo estudiantil, del cual desconozco el nombre, los pone a caminar hincados y apoyados con los codos sobre cemento, tierra y piedras y los que se llegan a detener los expulsa de la escuela, que incluso se percató que un muchacho llevó certificado médico, en el cual se señalaba que tiene problemas en ambos tobillos y aun así lo obligaron a realizar la novatada lastimándose seriamente, por lo que el presidente del consejo sin ningún miramiento lo expulsó, que los maltrata verbal y físicamente por lo que están de acuerdo con dicha situación. Que han tratado de comunicarse con el director de la escuela o algún maestro que pueda controlar la situación, pero ninguno responde el teléfono, por lo que solicito el apoyo de esta comisión, ya que no es justo que se les trate de esta manera y por no participar en las novatadas se les prohíba el derecho a la educación”.

En la misma recomendación emitida por el organismo estatal se dan a conocer otras violaciones a los derechos humanos, mismas que otro de los quejosos en ese exhorto relató de la siguiente manera.

“… Mi xxxxxxx de quien no quiero proporcionar su nombre por temor a represalias por parte de las autoridades de la Escuela Normal Rural J. Gpe. Aguilera, en el año que transcurre (dos mil quince) realizó los trámites de inscripción para presentar examen ceneval para ingresar a la citada institución educativa, prueba que aprobó e ingresó en las fechas marcadas por el calendario escolar, pero resulta que previo a su ingreso, todos los jóvenes aprobados tienen que pasar también una semana de prueba, en donde los representantes del Consejo Estudiantil los someten a trabajos forzados, no los dejan dormir, les hacen pruebas denigrantes y sucias, como bañarlos con aguas negras y residuos alimenticios, los golpean a grado tal de llegar a provocarles fracturas a varios de estos aspirantes a maestros, e inclusive, se comenta que han llegado hasta la violación con tal de separarlos de la citada escuela; cabe mencionar que de los 100 jóvenes que aprobaron, a la fecha, quedan escasamente el 50% ya que los demás debido a estas acciones los han forzado a desertar, pero lo más indignante es la ausencia de directivos y maestros, es decir, los alumnos de nuevo ingreso carecen de algún apoyo institucional que evite estas malas prácticas y abusos de poder por parte de los del Consejo Estudiantil”, señala una declaración del 26 de agosto de 2015, por quien se identifica como Q2 en parte del exhorto.

Tal y como se describe en el citado documento, desde aquella fecha y mediante testimonios de jóvenes que solicitaron su anonimato por temor a represalias se señalaba este tipo de irregularidades, donde destacan terribles prácticas como hacerlos comer huevo con cascara, alimentos en descomposición y con exceso de picante, sacarlos a correr por varias horas y extensos tramos sin agua o alimentos, todo relatado por parte de los afectados.

Respecto al resolutivo y seguimiento de tal recomendación realizada en aquel tiempo, el mismo portal del organismo autónomo en el apartado correspondiente se logró identificar que cinco de los seis puntos abordados en el documento fueron acatados por la autoridad, en tanto un sexto fue tocado de manera parcial, tratándose únicamente de la entrega de papelería.

Por su parte y en torno a la salud del joven, sus familiares han externado que el diagnóstico médico al momento es “edema, muerte cerebral”, su madre hasta el momento ha logrado únicamente presumir que tal vez fue algo que comió lo que derivó en su hospitalización, debido a que no presenta golpes.

  • SEED desconoce motivo de hospitalización del alumno

Por: Denice Ramírez

Autoridades educativas reconocen que el estado de salud de un joven aspirante a la Escuela Normal de J. Guadalupe Aguilera es delicado, sin embargo, dicen desconocer qué provocó esa situación o si hubo alguna “novatada”, además de que se reservarán a hablar del caso. Por su parte el director  Manuel De la Rosa Puentes aseguró que el joven fue trasladado al hospital de su domicilio y no de la institución.

José Luis Soto Gámiz, coordinador de Escuelas Formadoras de Docentes, manifestó que se estará apoyando con lo necesario al joven, pero manifestó que son los familiares quienes le han pedido se reserven comentarios del caso por la situación y el momento que están pasando.

Señaló que están al pendiente del estado de salud del estudiante, pero reiteró que todavía no saben cuál es el diagnóstico, ni qué fue lo que pasó, por lo que la Secretaría de Educación está en espera de que se les dé a conocer el informe médico.

Sobre si pudo haber sido causa de una “novatada”, o un virus que se le alojó en el cerebro lo que provocó ese estado de salud, determinó que no hay certidumbre de esas versiones que se han dado.

“Yo no puedo expresarles más allá porque hay un respeto que debe darse en torno a una familia que tiene un dolor muy grave”, expresó. Negó también exista un autogobierno por parte de los alumnos, pues dijo que quien encabeza la autoridad es el director de la escuela.

Acerca de los señalamientos recurrentes de agresiones a los alumnos de nuevo ingreso en las normales rurales, determinó que hay un posicionamiento nacional para todas las autoridades educativas de que se evite todo tipo de acciones de violencia.

Por su parte Manuel De la Rosa, director de la Normal de Aguilera, detalló que le sorprendió este hecho porque no había sucedido algo semejante. Fue la semana pasada que los aspirantes elegidos tomaron la semana de inducción, donde realizan diversas actividades deportivas, culturales, incluso de limpieza.

Indicó que hay muchas especulaciones sobre lo que se realiza en esa semana de inducción, pero que no es una “novatada”, aclaró que son supervisados por personal directivo y docentes, quienes no tienen reportes de agresión. “Se trasladó al estudiante de su casa al centro de salud, no de la institución”, insistió.

Sobre el joven dijo que es un aspirante aceptado, pero todavía no es alumno de la Normal, es el número 24 de la lista de los que pasaron el examen Ceneval que fue aplicado en junio, mencionando que quienes aprobaron deberán ingresar a clases el próximo 20 de agosto.