Cenas navideñas sostén de restaurantes esta temporada

El presidente de la Canirac, Jorge Muñoz Guerrero, mencionó que uno de los fuertes de la temporada decembrina son las cenas de Navidad, ya que los restaurantes aprovechan para ofrecer este servicio por encargo, lo cual sirve de sostén durante este periodo tan complicado, en el que la mayoría del flujo monetario se va a las tiendas departamentales, por lo que ayudan a solventar gastos que de igual forma aumentan esta época.

Aseguró que las cenas existen para todos los gustos y en los diferentes establecimientos se pudieron encontrar los menús especiales, señala que se tenían algunos descuentos y promociones si se apartaban con anticipación, todo como una estrategia que se viene implementando en este mes del año, para que los empresarios y comerciantes puedan ofrecer más opciones a los comensales y así se generen ingresos extras a los habituales.

Los platillos que se ofrecen varían según el restaurante, pero la mayoría son cenas tradicionales que ofrecen platillos conocidos por todos, entre los más vendidos son: lomo de cerdo relleno, pavo o pierna de cerdo; todos acompañados de postres.

Esta medida es necesario implementarla en la industria restaurantera, ya que es un mes de altas y bajas, donde los gastos que hace la gente por lo general van más enfocados en la adquisición de electrodomésticos o ropa, dejando de lado el consumo en restaurantes.

“La venta de cenas navideñas realmente significa mucho para los restaurantes y no solo las cenas, sino también otras cosas que complementan, como los postres y pasteles, ayudan mucho a la economía de estas fechas, sobre todo porque las personas gastan más en los regalos que venir a un restaurante, por lo que se tiene que aprovechar. Hay promociones en cada restaurant y de diferentes precios para que todos aquellos que no quieren cocinar pues tengan una opción más”, señaló.

Debido al aumento en consumo de los propios restaurantes, mencionó que diciembre es un mes muy complicado, al igual que enero, ya que el propio clima obliga a cerrar un poco más temprano de lo habitual, además de que utiliza más energía eléctrica, debido a que se prenden calefacciones, el consumo de gas y de otros insumos hacen que el gasto prácticamente se duplique.