Centroamérica probará el próximo martes un mecanismo para traslado de cubanos

nam21-1-1-1-1frf_Drupal Main Image.var_1451984170San José, 6 ene (EFE).- Un grupo de 180 cubanos será el primero en reanudar desde Costa Rica su viaje hacia EE.UU. el próximo martes, como parte de un plan piloto que las autoridades esperan se convierta en la solución definitiva a la crisis migratoria de cerca de 8.000 isleños en tránsito.

El Gobierno costarricense y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) anunciaron hoy en una conferencia de prensa los detalles logísticos del primer vuelo chárter que saldrá desde el aeropuerto Daniel Oduber, en la ciudad de Liberia, provincia de Guanacaste, en el Pacífico norte de Costa Rica.

En ese vuelo viajarán 180 cubanos hacia El Salvador, quienes en ese país tomarán inmediatamente autobuses que los trasladarán hasta Guatemala y desde allí a la frontera con México, explicó el representante de la OIM en Costa Rica, Roeland De Wilde.

Cada cubano deberá pagar el costo de este traslado, que será de 555 dólares por persona y que incluye el impuesto de salida de Costa Rica, la visa de Guatemala y la de El Salvador.

Una vez que entren en territorio mexicano, los cubanos deberán buscar por sus propios medios la forma de llegar a la frontera con Estados Unidos.

“Es una salida legal, digna y segura. Este plan piloto podría resolver la situación y evitar que los cubanos caigan en manos de traficantes”, declaró el representante de la OIM.

Afirmó que “ninguno de los Gobiernos involucrados y las organizaciones entran en relación contractual con empresas privadas” y explicó que el papel de la OIM en esta solución fue la de “asesorar” a los Gobiernos en “posibilidades comerciales y legales para la salida de los migrantes”.

Los integrantes del primer grupo de 180 emigrantes cubanos que saldrá de Costa Rica serán definidos el próximo viernes, pero el Gobierno adelantó que dará prioridad a los primeros que ingresaron a este país, a las familias con niños y que además tengan los recursos económicos disponibles para costear el traslado.

El canciller costarricense, Manuel González, agradeció el apoyo de la OIM y enfatizó en que lo del martes próximo se trata de un “vuelo de prueba”, aunque se mostró confiado en que su resultado será positivo para que se convierta en la solución definitiva a la crisis migratoria que vive su país.

El ministro explicó que unos días después del vuelo piloto se llevará a cabo una reunión entre funcionarios de los Gobiernos involucrados para evaluar los resultados.

“Hay que generar experiencia y confianza. Es la primera vez que nuestros países hacemos algo similar y tenemos que garantizar que salga bien. Por eso debemos insistir en que lo del martes es una prueba”, manifestó González.

El canciller se mostró confiado en que este vuelo piloto dará buenos resultados y servirá para solucionar una crisis humanitaria de una magnitud que Costa Rica nunca había vivido.

Desde el pasado 15 de noviembre, cuando Nicaragua le cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos a la seguridad y soberanía, en Costa Rica se han acumulado 7.802 de estos migrantes que pretenden llegar a Estados Unidos y que cuentan con pasaporte.

Costa Rica les extendió visas temporales de tránsito y les ha brindado asistencia humanitaria en 38 albergues que habilitó en diversas partes del país, principalmente en comunidades cercanas a la frontera con Nicaragua.

En los albergues hay contabilizados unos 5.600 cubanos, ante lo que el canciller dijo que prefiere no especular sobre la ubicación de los restantes 2.200, pues la visa les permite transitar libremente por el país.

En Panamá hay cerca de mil migrantes cubanos varados, pues desde el pasado 18 de diciembre Costa Rica dejó de entregar visas al aducir que se agotó su capacidad para atenderlos en albergues.

Los cubanos iniciaron su periplo legalmente vía aérea desde la isla hacia Ecuador, país que hasta el 1 de diciembre pasado no les exigía visado.

Desde Ecuador se movilizaron irregularmente por Suramérica hasta llegar a Panamá, de donde pasaron a Costa Rica.

Según el Gobierno costarricense, el principal motivo de esta oleada migratoria es el temor a que con el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba se elimine la Ley de Ajuste Cubano, la cual otorga beneficios migratorios a los cubanos que llegan a suelo estadounidense de manera irregular. EFE