Chamán mapuche reinicia huelga de hambre al negarle permiso a rito religioso

Santiago de Chile, 31 may (EFE).- El chamán mapuche chileno

Radio Universidad de Chile

único condenado por el homicidio de un matrimonio de agricultores en 2013, reinició hoy una huelga de hambre, después de que Gendarmería no accediera a la petición que había presentado para acudir a la ceremonia de renovación de un rito religioso.

Córdova, que el pasado 24 de abril suspendió una huelga de hambre de cien días, debido a su delicado estado de salud, había solicitado un permiso de 48 horas para salir de la cárcel de Temuco, con el fin de ir a su comunidad a renovar su “rewe”, un rito espiritual que las autoridades ancestrales mapuches cumplen periódicamente.

A través de una carta, el machi indicó que este jueves reinicia la medida de presión pesando 89,4 kilos, después de recibir una “nula respuesta por parte del Gobierno de turno” y que no han honrado la palabra comprometida.

Asegura que no tiene otra alternativa, ya que de su parte ha hecho todo el esfuerzo posible para cumplir con todos los requerimientos legales de la autoridad “con el ánimo de generar todas las condiciones para que se cumpla la indicación médica emanada desde el Hospital Intercultural de Nueva Imperial” que dice que como parte de su proceso de sanación “debe cumplirse su salida”.

En la misma carta, Córdova exige que se habiliten módulos especiales para miembros de pueblos indígenas en las cárceles del país, la restitución de las tierras y la absolución de todos sus peñis (hermanos) perseguidos política y judicialmente.

Tras la decisión del chamán, decenas de mapuches realizaron una manifestación en apoyo de Celestino Córdova, que culminó con incidentes en la ciudad de Temuco, 673 kilómetros al sur de Santiago.

El machi es hasta ahora el único condenado a 18 años de prisión por el crimen del matrimonio de agricultores Luchsinger-Mackay, que murió la madrugada del 3 de enero de 2013, cuando encapuchados atacaron con disparos y bombas incendiarias su casa de campo.

En el sur de Chile se arrastra desde hace décadas un conflicto entre comunidades mapuches que reclaman territorios ancestrales y las empresas agrícolas o forestales que las ocupan legalmente, que en los últimos años derivó en episodios de violencia en los que han muerto varios comuneros, policías y agricultores. EFE