Chéryshev pone un pie en el Mundial, un sueño que no pudo cumplir su padre

EFE

Moscú, 11 may (EFE).- El futbolista ruso Denis Chéryshev, del Villarreal español, puso este viernes un pie en el Mundial al entrar en la lista preliminar del equipo anfitrión, un sueño que nunca pudo cumplir su padre, Dmitri, antiguo jugador de otro equipo español, el Sporting de Gijón.

Chéryshev, de 27 años, ya sido ya diez veces internacional, las mismas que su padre, pero hasta marzo pasado estuvo dos años sin ser convocado, lo que hacía indicar que el tren del Mundial ya le había pasado irremediablemente de largo.

La carrera de padre e hijo está estrechamente vinculada, ya que ambos debutaron en sendos partidos amistosos contra Estados Unidos, el mayor de los Cheryshev en 1992 con la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y el menor en 2012 de la mano de Fabio Capello, entonces seleccionador ruso.

Capello le convocó cuando Chérysev militaba en el Real Madrid y, de hecho, un mes después de su debut con la selección eslava también se estrenó con el equipo blanco en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Alcoyano.

Pero las lesiones le impidieron tener continuidad, por lo que no fue convocado para el Mundial de Brasil ni para la Eurocopa de Francia ni para la Copa Confederaciones del verano pasado.

Esta temporada las lesiones comenzaron a respetarle y llamó la atención del actual seleccionador ruso, Stanislav Cherchésov, quien le convocó para los amistosos de marzo pasado ante Brasil y Francia.

Entonces, el futbolista criado en la cantera del Real Madrid no vestía la camiseta nacional desde un partido amistoso contra Croacia en noviembre de 2015.

No jugó contra la Canarinha (0-3), pero sí salió unos minutos ante el equipo galo (1-3), tras lo que comenzó a entrar en las quinielas mundialistas de la prensa rusa.

Jugó en su favor la grave lesión de rodilla sufrida en marzo por el delantero del Zenit Alexandr Kokorin, a lo que se suma que el futbolista del Villarreal puede jugar tanto de segundo punta, como de centrocampista o extremo.

Chéryshev, de 27 años, entró este viernes en una lista ampliada de 28 jugadores, por lo que no tiene garantizado un puesto en la de 23 que acudirán al Mundial.

Para ello, tendrá que convencer al seleccionador en la concentración del equipo ruso en Austria y en los amistosos del 30 de mayo ante la selección austríaca y del 5 de junio ante Turquía ya en Moscú.

Además de su estado físico, rendimiento y compenetración con sus compañeros, todo dependerá de los planes del seleccionador.

Si Cherchésov decide acudir al Mundial con cuatro delanteros, entonces las posibilidades de Chéryshev se verían reducidas, pero si Rusia viaja con tres, aumentarían sus opciones.

Le favorece que en el equipo hay pocos zurdos que puedan jugar de interior, con la excepción del veterano Zhirkov, un lateral reconvertido en ocasiones como centrocampista, ya que Alexéi Miranchuk es media punta y carece de punta de velocidad.

Su padre, que triunfó en el Sporting de Gijón (1996-2001), jugó en la selección en una decena de ocasiones entre 1994 y 1998, pero no llegó a entrar en la lista final de los Mundiales de EEUU y de Francia.

Rusia está integrada en el Grupo A del Mundial junto a la Uruguay de Suárez y Cavani; la Egipto de Salah con Héctor Cúper de entrenador y la Arabia Saudí de Juan Antonio Pizzi, contra la que debutará el 14 de junio en el partido inaugural del torneo. EFE