“Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

  • Nadie ayudó con nada a Fernando Martínez
  • El campeón panamericano encuera al gobierno
  • Esa es la historia de nuestro deporte amateur
  • Atletas van decepcionados a las competencias
  • Ojalá siga protestando hasta que lo entiendan

En México, el mérito no se premia.  Se premia al ratero, al sinvergüenza, como se premia acá a todo lo malo…”

Ramón María del Valle Inclán

No es nuevo lo que denuncia el atleta santiaguero Fernando Martínez Estrada, ganador del oro en la prueba de 5 mil metros planos en los Panamericanos de Lima.  El suyo es el drama de todos los deportistas amateurs…..ALTO.- Asegura Fernando que a su partida a Perú no hubo autoridad alguna, ni estatal, federal o municipal que lo alentara con unos míseros tenis o alguna ropa para lucir en la justa sudamericana. Corrió y ganó con el impulso de su familia y de la zona militar de Santiago Papasquiaro…..AHORROS.- No obstante que Fernando era el “tapado” para ganar o los cinco kilómetros o los 1,500 metros, partió al Perú con una mano adelante y la otra atrás.  A competir, más por orgullo que por el respaldo oficial, y aun así respondió con el primer lugar de una de las carreras más demandantes del certamen.  Ganó el oro en los 5 mil metros casi casi con unos tenis cualquiera.  Qué esperanzas que llevara de los “spikes” especiales para esa prueba, y que solo los usan los grandes, pero…así es la vida del deportista amateur en México, Durango y Santiago Papasquiaro, donde los gobiernos “gastan” enormes millonadas en “apoyo al deporte amateur…” –así dice en los informes-, apoyos que nunca llegan a los atletas, pues los dineros se los queda alguien en el camino, y no termina de aparecer nadie que en verdad se preocupe por las vergüenzas que por lo general anda dando nuestro deporte. Hemos platicado y lo repetimos:  Muchos niños con enormes facultades para los distintos deportes, se han de tragar sus ganas de asistir a algún evento regional o nacional, pues no tienen dinero para el viaje, mucho menos para el hospedaje, y aun así hay algunos que se aventuran a irse por la libre, sin el respaldo de nadie, y andan allá dando lástimas, sin dinero para el autobús y hacer los desplazamientos necesarios, pues nuestra autoridad deportiva nunca ha respondido ante esas carencias.  En la mayoría de los casos, los muchachos que acuden a los certamenes regionales o nacionales lo hacen llevando solo el apoyo de su familia, pero luego entre ellos se filtran dos o tres muchachos que no llevan ningún respaldo y –los hemos visto- caminar grandes distancias para llegar al lugar de la competencia y estar a tiempo para el juego.  No tienen para el Uber, para el autobús o para el taxi y han de caminar largos trechos.  Hay muchos garbanzos de a libre que, a pesar de ese desprecio oficial, llegan a sobresalir y a ganar medallas, como el caso de Fernando, y de inmediato aparecen los encargados del deporte a colgarse de las medallas, cuando debía darles vergüenza que además del desprecio que les brindaron, todavía tienen el descaro de acomodarse en los triunfos…..NUMEROS.- Ojalá que en los informes de gobierno se nos explique con claridad dónde se gastaron esas millonadas de presupuesto de las entidades deportivas, pues el caso más patético es el de Fernando Martínez, que a pesar de haber tenido las condiciones para hacerse del primer lugar del continente, nadie tuvo el tino de hacerle menos pesado el camino a la medalla. No le dieron ni un saludo, mucho menos le iban a dar alguna beca para comprar de perdido un refresco.  Aunque, repetimos, la historia que nos vino a contar ayer Martínez, la conocemos.  La hemos vivido en carne propia y lo hemos lamentado, hubiesemos hecho más por aquellos deportistas, pero no era nuestra obligación por una parte, y por la otra nunca nos enteramos de esos verdaderos calvarios en que se meten muchos muchachos que van a poner en alto el nombre de Durango…..SUBDESARROLLO.- Las grandes delegaciones deportivas de México, las de Sonora, Sinaloa, Jalisco, Nuevo León, Estado de México y Ciudad de México por eso siempre sobresalen en los torneos regionales o nacionales, porque ellos sí se preocupan por el bienestar de  sus atletas.  Los trasladan en avión cuando las distancias son de más de diez horas por tierra, o en lujosos autobuses cuando las distancias son regularmente largas, y todos, absolutamente todos los deportistas llevan el mismo uniforme, los mismos colores, los mismos tenis, etc., y los hemos visto, que en representaciones de Sonora o Chihuahua, los autobuses llevan los rostros de los competidores impresos en los cristales, una distinción única que nada más allá pasa y en donde los deportistas amateurs tienen un trato mucho mejor que los profesionales, por eso rinden más casi por lo general.  Acá, para empezar, ni conocen los autobuses, de modo que para hacer un viaje hay que pensarlo por tierra, y no por aire, pues es lo que pueden pagar los padres. Ninguna oficina tiene el dinero para mandarlos en avión, pues para la autoridad no se justifica nunca que viajen por aire, y allá en contadas ocasiones los muchachos se van por la vía aérea, pero cuando sus padres lo pagan.  No existe el más mínimo estímulo a los muchachos, por eso rara vez se suben al podium, nunca llegan con los ánimos como para triunfar y nunca sucede lo que acaba de suceder con Fernando, que de la nada se sublimó para alzarse con el oro panamericano por primera vez en la historia, en serio, carrera histórica y digna de imitar para las actuales y no se diga las próximas generaciones.   Es todo esta tarde, nos vemos mañana si Dios lo permite o nos encontramos a cualquier hora en la web más visitada de la internet en Durango de todos los tiempos www.contactohoy.com.mx la que informa hoy de lo que sucede hoy, a cualquier hora del día o de la noche.

Twitter: @jorgeblancoc

Facebook:  jorgeblancocarvajal

Muchas gracias