“Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

  •  Futbolistas marrulleros, pero el Pikolín, fuchi
  •  Padece de epilepsia y… ¿seleccionado nacional?
  •  Los árbitros, humanos, pero también perversos
  •  Siempre, no de ahora, se han vendido al mejor postor

“La política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación”

Robert Louis Stevenson

Muchos de los futbolistas en el mundo son marrulleros, desleales, vedettes y falsos, pero Alejandro Palacios, el famoso “Pikolín”, portero de los Pumas de la UNAM, se pasó de lanza en días pasados cuando fingió un faul de un contrario que lo sumió en el más grande de los ridículos…..PAYASADA.- La televisión transmitió en toda su crudeza la gran mentira de Palacios, cuando jugando en las finales del torneo pasado, fingió una falta de un contrairo con el propósito de hacer tiempo y afianzar el marcador a favor del PUMAS pero en la realidad nunca nadie lo tocó…..HISTORIA.- El famoso Pikolín, sin embargo, hizo una serie de movimientos diabólicos que parecían sus últimos estertores de vida. Se retorcía de los “dolores” que le causaba el supuesto faul, de ahí que muchos ahora aseguran que el jugador padece desde chico de problemas epilépticos, y que ese día estaba sufriendo un ataque…..FUERA.- El jugador de Pumas, obviamente, estaba haciendo su show para que pasara el tiempo y su equipo saliera bien librado. Se comprobó científicamente que nunca lo tocó el contrairo como para hacer tanto escándalo, que ahora salta a flote confirmado el llamado a la selección de México. El primer llamado al seleccionado tricolor a los 34 años de edad, y epiléptico, no se vale. Es arriesgar mucho al jugador, por cierto, recientemente graduado en derecho, dicen sus fans…..CÓMPLICES.- La cosa es que en aquella famosa jugada del Pikolín en que finge haber sido fauleado, el señor árbitro se percató de todo. Entendió a cabalidad que nunca fauleó nadie al arquero, y que era todo un show para hacer tiempo, pero ni así el de negro lo amonestó. O sea que, lo permitió…..RATONES.- Anoche vimos un programa de Televisa, Deportes Network, en el que Francisco Javier González armó un panel con personajes ligados al arbitraje mexicano y entre los invitados llevó al sospechosista Roberto García Orozco. Tanto él como sus compañeros de programa se hartaron en decir que los árbitros como seres humanos se exponen a fallar, pero que nunca ha sido por dolo o por negocio, sino que han fallado como seres humanos que son. Tocaron el más sospechosista juego final entre Toluca y Cruz Azul, donde el jugador choricero José Manuel Cruzalta casi mata, así dicho literalmente, casi mata a César Villaluz. Lo conmocionó del golpanazo obsequiado al chaparrito “duende” Villaluz que obligó su traslado urgente a un hospital en la ciudad de México donde recobró el sentido horas, muchas horas después. O sea, casi lo mata, y ahora el señor García Orozco me viene a salir con que “no vi la jugada”. Poca madre, añadiríamos nosotros, pues cómo que no vio la jugada, o qué carajos hacía en ese partido tanto él como sus abanderados. No manche. ¿Qué no era el encargado de conducir en paz el partido, no era su obligación controlar a los rijosos? Y sin embargo, esa vez, en aquella criminal entrada de Cruzalta a Villaluz, el infeliz silbante no marcó ni siquiera faul. Los que vieron más de cerca la criminal jugada aseguran que Cruzalta debió ser llevado directamente al penal de baja seguridad del Altiplano, pues la suya era una acción por demás criminal considerada en todos los códigos penales. Fue, en otras palabras, un intento de homicidio, pero García Orozco no marcó ni siquiera faul. Claro que la conclusión a este viejo-reciente desaguisado es sencilla: Roberto García Orozco iba a dirigir el partido entre Toluca y Cruz Azul y aportaría su parte para que resultara campeón el Toluca, como fue, no obstante que el Cruz Azul llegó a estar dos goles arriba en el marcador, pero con la criminal acción contra el cruzazulino, y con la ausencia de Villaluz, el partido se vino a pique y, al final, Toluca ganó 3-2, y se cumplieron todos los pronósticos…..VACILADAS.- Es tan socorrida la vacilada respecto al trabajo arbitral que, entre los mismos jugadores y altos directivos futboleros de la máxima categoría se corren toda suerte de chistes, como ese donde, ya en los minutos finales del partido, un jugador se acerca y le reclama al árbitro: “Señor, quedamos que nos marcarías dos penaltis y el partido está por terminar…”. Y responde el justiciero hombre de negro: “Sí, sí quedamos que les marcaría dos penaltis, pero…bueno, pues de perdido entren al área enemiga, ¿no? Antes, todavía lo recuerdo, a los árbitros se les decía “Señor” dentro de la cancha y a la hora del partido, pero de un tiempo a la fecha al silbante se le llama “Profe”. No entiendo, pero así sucede ahora en las canchas. Montados en gastos, soltemos la otra charra arbitral: Viene un centro por izquierda directo a donde está el silbante, quien sin pensarla dos veces la agarra de bolea con la derecha y saca un trallazo directo al ángulo superior derecho de la portería. Festejan los beneficiados, pero los perjudicados se le van encima al de negro reclamándole por qué le pegó al balón, si ese no es su trabajo. El árbitro -dicen los que vieron- se concretó a aclarar: “No jodan, ese balón venía tan bonito que no podía darme el lujo de desperdiciarlo. Creo que no volveré a tener otro igual en mi carrera de silbante…”. Y sí, no lo volverá a tener, puesto que al día siguiente del partido los hombres de pantalón largo decidieron su expulsión de por vida del balompié organizado, que es todo, tanto amateur como profesional. Y para terminar hoy con temas futboleros, va el siguiente: Esto es un partido de futbol, en el que juegan los leones contra el resto de los animales de la selva. En la primera parte van ganando los feroces leones por 12 goles a 0. Pero en la segunda parte, se incorpora el ciempiés y les mete 100 goles a los temibles leones. Al terminar el partido se acerca uno de los leones y le dice al ciempiés: Menos mal que no has salido en el pimer tiempo, que si no… Tengo una duda, siendo tan bueno…. ¿Cómo es que no has salido en la primera parte? Y le contesta el ciempiés: “Me estaba atando los botines…”. Es todo esta tarde, nos vemos mañana si Dios lo permite o nos encontramos a cualquier hora en la web más visitada de la internet en Durango de todos los tiempos www.contactohoy.com.mx la que informa hoy de lo que sucede hoy a cualquier hora del día y de la noche.

 

 Twitter: @jorgeblancoc 

Facebook: jorgeblancocarvajal 

Muchas gracias