Inicio > Columnas > Chicotito > “Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

“Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

  • Tardarán años para que nazca otro Enrique Arrieta Silva
  • O quizá no alcancemos a ver a ese otro en esta vida
  • Homenaje a Arrieta Silva en la Universidad Juárez
  • Sentido minuto de silencio para despedirlo
  • También lo extrañaremos en Contacto hoy

Prefiero irme, antes que aceptar más pisoteos a la Universidad Juárez…”

Enrique Arrieta Silva

Tardarán muchos años para que vuelva a nacer un hombre de la talla de Enrique Arrieta Silva, o tal vez nunca volvamos a tener otro sabio como el que se acaba de ir, dijo Enrique Torres Cabral ante los restos mortales del catedrático universitario…..HOMENAJE.- La Universidad Juárez del Estado de Durango rindió sentido homenaje al maestro Arrieta Silva en el aula magna de la UJED que lució insuficiente para albergar a tanto universitario que acudió a dar el último adiós al maestro, al compañero catedrático, al directivo, al padre, al músico, al periodista, al abuelo, al hombre querido…..PRECISIÓN.- Torres Cabral pronunció el discurso de despedida de la comunidad universitaria al incansable luchador pro universitario. Parafraseó a Gabriel García Márquez advirtiendo que, no al menos en el corto tiempo, volverá a nacer otro sabio como lo fue Enrique Arrieta. Y tiene razón, pues habrá muchos nuevos catedráticos, pero ninguno con la entrega, la mística y el servicio con que él se entregó a sus alumnos. Es cierto, porque Arrieta empezaba sus conciertos académicos desde el momento en que preparaba la clase, le dedicaba horas o días enteros a la organización de la siguiente cátedra, algo que ya no hace nadie en nuestros días, o si hay alguno será contado con los dedos de una mano…..ADIÓS.- Decenas o cientos de alumnos, maestros y directivos universitarios unieron sus plegarias para que aquel gran duranguense, Arrieta Silva, descanse en paz en el entendido de que cumplió en esta vida. Cumplió con el intelecto al que se entregó prácticamente las 24 horas del día, cumplió con su familia, con su padre, con sus tíos y, sobre todo, con Durango, al que le deja una herencia intelectual inmensa que será necesario empezar a escudriñarla detenidamente para entenderla mejor. Por fortuna, su idea, está plasmada en sus muchos libros, en sus miles y miles de artículos periodísticos que se publicaron en Contacto hoy y en otros diarios de la localidad. Será ahora en su muerte cuando empecemos a entender la magnitud de la grandeza de ese hombre que ha partido de este mundo y que, conociéndolo, quizá esté ya preparando algún otro material que de pronto esté por saturarle la memoria real, como hizo en esta tierra prácticamente los 76 años de su existencia, que era tanta la información que llegaba a almacenar que no le quedaba otra que escribir un nuevo libro, un nuevo artículo de fondo para Contacto hoy, para EL SIGLO o para EL SOL, y cuando de plano lo asaltaban las ideas, brotaba una nueva “saeta”, una expresión filosófica resumida a cuatro o cinco palabras en la que, entendido de otra forma, le daba en la torre a más de cuatro, empezando por el gobernador, siguiendo con el alcalde y de ahí para abajo hasta acabar con el cuadro. Arrieta Silva, nos consta, tenía una facilidad sorprendente para encontrar parecidos a las personas. Es correcto lo que comentan varios de sus viejos alumnos, tenía para todos, incluso para sí mismo, puesto que entre sus jocosas conclusiones diarias también sacaba para su persona, sobre la que se burlaba de alguna forma. No faltaban temas para pitorrearse de sí mismo y, eso, no cualquiera lo hace. Sí, la literatura universal advierte que solo los grandes alcanzan a entender no nada más lo que ven en los demás, sino lo que tienen en sí mismos, y más, que les da para carcajearse en público de su persona …..APROBADO.- La concurrencia este mediodía al Aula Magna de la UJED despidió al doctor Enrique Arrieta Silva con un sentidísimo minuto de aplausos, que pudo ser de una hora y que gustosamente se le hubiese obsequiado, pero…tenía prisa el gran catedrático univesitario por llegar a misa al templo de Fátima y del Carmen, donde recibió el último adiós de amigos y familiares…..PREVISIÓN.- El doctor Enrique Arrieta Silva era un hombre bastamente previsor. Escribió “saetas” para publicar en los próximos seis meses. También “Daguerrotipos” para difundir durante varios meses, por tanto, no tendremos problemas pronto por cuestión de sus sesudas conclusiones. El problema real sobre sus artículos lo tendremos algún día, cuando se terminen esos adelantos que siempre nos hacía y que cubría el compromiso por meses. Alguna vez que atendió una responsabilidad en el estado de Aguascalientes, llegó a adelantarnos escritos y Aforismos y Sutilezas por más de año. Así de previsor era ese hombre que ha partido de esta vida. O sea que, al final, sea como sea en cuestión de adelantos, tendremos problemas por falta de sus textos. Lo extrañaremos igual o más que su familia, puesto que, como decíamos ayer, Enrique Arrieta Silva simpatizó con nuestra idea periodística desde el primer número de la extinta revista semanal Contacto, y desde el nacimiento de Contacto hoy nunca dejó una semana de escribir sobre algo, además de que durante los 22 años de nuestro diario siempre hizo la breve, jocosa, pero certera conclusión de nuestro día a día llamada “Saeta”. ¡Nuestra eterna gratitud a ese duranguense impar..!

Twitter: @jorgeblancoc

Facebook: jorgeblancocarvajal

Muchas gracias

%d bloggers like this: