Inicio > Columnas > Chicotito > “Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

“Chicotito”, por Jorge Blanco Carvajal

Spread the love

+ El 80% de feminicidios se comete en casa

+ Igual pederastia, violaciones y otros lastres

+ La sociedad mexicana hace poco para evitarlo

+ Ninguna policía podría cuidarnos en el domicilio

+ Ni AMLO, ni Aispuro o Salum serían culpables

El 80% de feminicidios, pederastia y violaciones se dan en casa…”

INEGI

Advierte el INEGI que el 80% de los feminicidios, violaciones y pederastia, se dan en la casa, en el seno familiar, y que nadie hace nada para evitar esa verdadera calamidad en la que poco o nada tiene que ver el gobierno…..ALARMA.- Los números que está planteando INEGI ponen en manos de las familias el cuidado de las mujeres, de los niños y las niñas, y que al final, poco o muy poco puede hacer el gobierno para impedir esa aberración, particularmente porque muchos de esos lastres no se denuncian, y los que se denuncian se atoran en detalles imposibles de aclarar…..POLICÍA.- La responsabilidad en muchos de esos delitos, en boga en nuestros días en México, está en el seno familiar, en los padres, en los hermanos, en los hijos y los sobrinos. El tejido social está no nada más hecho trizas, sino podrido hasta la raíz y, por desgracia, nadie hace nada, o poco hacemos para contenerlo…..ORDEN.- Además, se trata de calamidades que datan de la prehistoria, de problemas que en muchos de los casos se conocen al interior de la familia y se esconden para evitar el “qué dirán” y que se empiece a hablar no nada más del agresor, sino de la víctima, que luego puede convertirse en el “hazmerreír” de más de cuatro. Es un problema antiquísimo, que data quizá desde que apareció el hombre sobre la faz de la tierra que, sin embargo, no debe aceptarse bajo ninguna circunstancia en la casa o en la familia. La triste realidad de esa desgracia es que depende de los miembros de la familia, de todos, y todos son corresponsables para el efecto de sancionar a quien la cometa…..CALMA.- Si entendemos que el problema de moda, el feminicidio, la pederastia y la violación nacen en el seno familiar y no hacemos nada, ninguna cara tenemos para exigirle a ninguna instancia de gobierno que haga algo, y menos aún culpar a la autoridad de lo que está pasando. Ningún gobierno tendría la policía necesaria para cuidar a los hijos en casa, y bajo ninguna circunstancia deberíamos responsabilizar al gobierno de lo que le pase a nuestros hijos. Su cuidado, su preservación y su vida, dependen de nosotros, de los padres, de los hermanos, de los primos, de los tíos. Y mientras no haya respeto al interior de la familia mucho menos lo habrá al exterior, y aun así, aunque los delitos ocurriesen fuera de casa, seguiría siendo responsabilidad de nosotros. Los valores, el respeto de unos a otros y el respeto por sobre cualquier cosa a los niños y niñas, no se compran. Se ganan en casa, y ninguna autoridad tendría capacidad para ordenar a chicos y grandes en el interior de su domicilio. Ciertamente, bajo esa premisa, de ninguna manera estaríamos en posibilidades de culpar al presidente Andrés Manuel López Obrador, al gobernador José Aispuro o al alcalde Jorge Salum. Esos problemas están bajo nuestra jurisdicción en casa y seríamos nosotros los primeros obligados en que ese respeto y esos valores se antepongan en cualquier circunstancia. Ninguna razón tendríamos de exigirle al gobierno el cese de ese tipo de delitos si, en la mayoría de los casos, se cometen en casa, donde no puede actuar ni prevenir absolutamente nada la policía…..RESPETO.- La incontenible ola de feminicidios que tenemos en México es responsabilidad de la mayoría de los mexicanos, sobre todo si en su mayoría se producen en casa, como dice el INEGI. No hay razón ninguna para hacer protestas, paros nacionales o marchas nacionales, dado que se trata de algo que nos compete a nosotros, a todos y cada uno de los mexicanos de fomentar los valores y el respeto en casa, que no ocurre desde hace mucho tiempo, según el INEGI, o en un momento dado, ¿cómo le harán López Obrador, Aispuro y Salum para evitar los desajustes existentes en el seno familiar desde hace muchos años? Se trata, evidentemente, de algo extremadamente complejo que ha crecido con el paso de los años y que en el seno familiar en muchos de los casos nos hemos hecho “mudos” o “ciegos” en los que no hemos actuado con la energía que es necesario para contenerlo o para terminarlo. La degradación familiar, lo que alguien conocía como el “tejido social”, está hecho añicos. No existe, o si existe pasa como parte de una gran simulación en la que están inmersos unos y otros, en la que se tolera la aberración a pesar de que son nuestras mujeres, nuestros niños y niñas y por los que no hacemos lo necesario para impedirla. Muchos, por comodidad, por descuido o por irresponsabilidad se pasan de largo ante semejantes lastres y así, con el paso de los tiempos aquello se ha convertido en una gran calamidad que tiene a la sociedad arrinconada en la degradacion y la falta de respeto de unos a otros, en lo que, por desgracia, el gobierno no tiene la policía para estar cuidándonos al interior de la casa. Es menester una reacción de todos en la sociedad y quizá coordinados o impulsados por el gobierno, pero ojalá entendamos que no es el gobierno el responsable de lo que sale de la casa, de lo que se gesta al interior de nustras familias, por desgracia. Es todo esta tarde, nos vemos mañana si Dios lo permite o nos encontramos a cualquier hora en la web más visitada de la internet en Durango de todos los tiempos www.contactohoy.com.mx la que informa hoy de lo que sucede hoy, a cualquier hora del día o de la noche.

Twitter: @jorgeblancoc

Facebook: jorgeblancocarvajal

Muchas gracias

%d bloggers like this: