Chile niega que informe sobre dictadura que busca desvelar apoye la impunidad

Santiago de Chile, 15 sep (EFE).- El Gobierno chileno negó hoy que el informe de la Comisión Valech, que documentó las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y cuyos testimonios secretos ahora pretende sacar a la luz, haya servido para mantener la impunidad.

La Comisión Valech estableció, con base en testimonios de víctimas, victimarios y testigos, que unos 33.000 chilenos fueron torturados y encarcelados por causas políticas durante la dictadura (1973-1990), pero determinó un secreto de 50 años sobre su contenido.

“Nosotros valoramos de manera muy decidida lo que fue y lo que ha sido el aporte de la Comisión Valech para avanzar en la búsqueda de la verdad”, dijo la ministra portavoz, Paula Narváez, en alusión al trabajo de esta comisión, constituida durante el Gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006) sobre la base de la confidencialidad de sus revelaciones.

Narváez descartó que dicha instancia haya contribuido a la impunidad, tal como lo señaló el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, quien sostuvo que el trabajo de la instancia no aportó en conocer detalles de crímenes de lesa humanidad.

“Nosotros no compartimos los dichos en torno a que esta instancia haya contribuido a la impunidad. No creemos que ese haya sido su sentido, (al contrario) han permitido justamente avanzar en mayor verdad”, concluyó la portavoz de Gobierno en declaraciones a los periodistas.

El expresidente Ricardo Lagos dijo a la prensa que considerar que hubo un “pacto de silencio” es “una falta de respeto” hacia el presidente de la República y para los miembros de la comisión, que presidió el obispo Sergio Valech.

“El propósito de la Comisión fue conocer la verdad, no hacer justicia”, porque “eso es tarea de los tribunales”, puntualizó Lagos, cuestionado por las críticas al respecto del diputado comunista Hugo Gutiérrez.

Gutiérrez, quien también es abogado activista de derechos humanos, sostiene que el secreto del informe Valech impidió que se investigara en su momento a los militares que cometieron violaciones a los derechos humanos.

Lagos dijo sentirse “orgulloso” de lo que hizo la Comisión Valech, pero recordó que su trabajo fue “como entrar al infierno de Dante” y suscitó el enojo de las Fuerzas Armadas.

El informe de la Comisión Valech “es un monumento a la verdad, a lo que pasó” en el régimen militar, insistió el exjefe de Estado.

El pasado lunes, la presidenta Michelle Bachelet anunció el envío de una ley que permita levantar el secreto de los testimonios prestados ante dicha comisión, iniciativa que fue celebrada por organizaciones de derechos humanos y familiares de detenidos desaparecidos y de víctimas de la dictadura, que hace años esperan saber el paradero de sus seres queridos.

Ese mismo día, el Ejército de Chile negó que sus oficiales activos tuvieran “más información” sobre el paradero de los detenidos desaparecidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), como lo han señalado reiteradamente los familiares de las víctimas quienes han denunciado “un pacto de silencio” en los miembros de las Fuerzas Armadas. EFE