Chileno Garín se dice incrédulo de estar en su primera final de un ATP 500

Río de Janeiro, 23 ene (EFE).- El chileno Cristian Garín, que este domingo garantizó cupo en la final del Abierto de Río de Janeiro al vencer al croata Borna Coric en semifinales, se dijo incrédulo y al mismo tiempo orgulloso de estar en la primera final de un torneo ATP 500 en su carrera.

“Estoy en la final en Río. No me lo puedo creer”, afirmó el chileno, tercer favorito en el único torneo ATP 500 de Sudamérica, 25 de la ATP y que con los puntos alcanzados hasta ahora en el torneo brasileño amanecerá el lunes en el puesto 18 del ránking.

“Estoy muy orgulloso de estar en la final del mayor torneo de Sudamérica”, agregó Garín, que vive la mejor temporada de su carrera ya que, además de ser finalista en Río, conquistó hace dos semanas el Abierto de Córdoba y completó este domingo ocho victorias consecutivas en torneos ATP.

El chileno, que ganó tres títulos en los últimos once meses (Houston 2019, Múnich 2019 y Córdoba 2020), se medirá este mismo domingo por el título al vencedor del duelo entre el italiano Gianluca Mager (128 ATP) y el húngaro Attila Balazs (106 ATP), dos tenistas que tuvieron que disputar el clasificatorio para acceder al grupo principal en Río.

El sudamericano no sólo es favorito por su lugar en la clasificación sino por el buen momento que atraviesa y por haber encadenado ocho victorias en sus últimos partidos.

Ese buen momento lo ratificó este domingo al vencer en semifinales en Río al croata Borna Coric (32 ATP) por 6-4 y 7-5 en sólo 1 hora y 44 minutos. El único partido que habían disputado ambos hasta ahora, en cuartos de final de Grass, el vencedor fue el europeo por 6-7 (4), 6-3 y 7-6 (6).

El chileno afirmó que sus resultados son fruto del trabajo que viene haciendo. “No hay secreto. Hay que trabajar mucho y ser muy profesional”, dijo.

“El tenis es un deporte complicado pero tiene recompensas como ésta: estar en una final de un torneo tan importante”, agregó.

Garín dijo que el año pasado ya había venido a Río con muchas ganas y que este año volvió con mucha ilusión de hacer un buen papel.

Ahora quiere descansar lo máximo posible antes de la final debido a que el accidentado partido de semifinales, que comenzó el sábado con cinco horas de atraso, fue suspendido por lluvia y tan solo fue concluido este domingo, lo dejó agotado.

“Fue algo difícil para los dos por la lluvia. Tuvimos once horas de espera. Me levanté un poco cansado pero vine con todas las ganas de avanzar a la final”, dijo.

“Me costó mucho dormir. Tan sólo lo conseguí hacia las 3 de la mañana, pero con la confianza de que sería posible vencer hoy”, agregó.

Según Garín, la lluvia lo afectó tanto como a Coric, de la misma forma que la cancha pesada por estar mojada. “Nada de eso me favoreció. Creo que a los dos nos gustan las superficies más rápidas. Y la lluvia fue difícil para ambos”, dijo el tenista de 23 años y natural de Santiago de Chile.

El Abierto de Río ofrece premios por 1,9 millones de dólares, de los cuales 355.530 dólares serán para el ganador junto con los 500 puntos en la clasificación ATP. EFE