China prohíbe los préstamos privados en línea a universitarios

Pekín, 19 jun (EFE).- China prohibió los préstamos privados en línea a universitarios tras destaparse varios casos en los que estudiantes fueron víctimas de usura tras acceder a microcréditos en plataformas virtuales, informó hoy el diario independiente South China Morning Post.

Estos prestamistas deberán “especificar la fecha en la que se retirarán del negocio”, explica un comunicado conjunto de la Comisión Reguladora Bancaria y los ministerios de Educación y Recursos Humanos y Seguridad Social.

En caso de que no lo hagan, podrán ser acusados de fraude y coacción con uso de la fuerza, entre otros cargos.

“Solo un número limitado de bancos autorizados puede extender créditos a los estudiantes”, añade la publicación, que se trata de la última acción gubernamental para luchar contra un fenómeno que afecta cada vez a más jóvenes que buscan pequeños préstamos para poder costearse los estudios o, en algunos casos, teléfonos inteligentes, cosméticos y viajes.

El sector del préstamo privado en internet se disparó en China después de que el Gobierno cerrara en 2009 buena parte de los negocios de tarjetas de crédito orientados a estudiantes entre sospechas de falta de protección.

Si bien el año pasado algunos organismos oficiales comenzaron a tratar de combatir estos préstamos en línea, en febrero de 2017 aún operaban 74 de estos portales que “dañan seriamente los derechos legales de los estudiantes y la seguridad en los campus, y crea efectos sociales adversos”, según el citado comunicado.

La directiva ordena a las universidades que ofrezcan cursos para educar a los estudiantes sobre los riesgos de acumular deuda y que prohíban en los centros las campañas promocionales de préstamos.

El pasado mes de diciembre, las redes se convulsionaron ante un escándalo de “luodai”, nombre que recibe la extorsión de algunos prestamistas privados sobre mujeres jóvenes que aportan fotos y vídeos íntimos para poder acceder a unos créditos que no pueden conseguir en las instituciones financieras convencionales.

En caso de que no puedan hacer frente a la deuda, las afectadas pueden ver cómo estas imágenes son publicadas en internet o enviadas directamente a sus círculos cercanos, e incluso los medios locales publican casos en los que la prostitución se ha acabado convirtiendo en su medio de pago.

Una investigación del Diario de la Juventud chino aseguró entonces que se habían filtrado 10 gigabytes de fotos y vídeos íntimos de 167 mujeres, en su mayoría de entre 19 y 23 años, junto a los datos de contacto de las jóvenes y las direcciones de sus familiares.

Las estudiantes que no tienen bienes con los que avalar los préstamos que necesitan para la universidad, ni fuentes estables de ingresos, son las principales víctimas de estos casos. EFE