Cita Varela-Trump genera todo tipo de expectativas y especulaciones en Panamá

Panamá, 18 jun (EFE).- El encuentro este lunes en la Casa Blanca de los presidentes estadounidense, Donald Trump, y panameño, Juan Carlos Varela, ha generado todo tipo de expectativas y hasta especulaciones sobre un supuesto pacto para la instalación de bases militares en Panamá, algo que ya negó la embajada estadounidense.

Analistas consultados hoy por Efe atribuyeron el rumor sobre las bases militares tanto al hecho de que se desconoce la intención de la invitación estadounidense, como a la supuesta “genuflexión” del Gobierno de Panamá frente a Estados Unidos.

“Para mí y para la mayoría de los panameños es todo un misterio” el propósito del encuentro presidencial en Washington, “no se ha dicho hasta ahora nada que indique qué quiere la parte estadounidense cuando hace la cita”, dijo a Efe el exembajador de Panamá en México Nils Castro.

A su vez, la parte panameña ha informado que la agenda incluye “temas generales, que pueden entenderse en uno u otro sentido”, añadió el internacionalista.

El Gobierno panameño informó el viernes pasado que la agenda que tratarán Varela y Trump estará “enfocada en asuntos de seguridad, lucha contra las drogas y política regional”, y que el mandatario panameño también compartirá con su colega estadounidense “su visión” sobre Cuba y la situación que vive Venezuela.

“Decir que se hablará de narcotráfico, bueno, todas las reuniones hoy en día tratan ese tema. Que se hablará sobre seguridad, bueno, ¿qué se entiende por seguridad? Eso es lo que ha dado lugar a esas especulaciones, alguna gente en Panamá se preocupa de si van a hacer alguna instalación militar, o alguna estación antiterrorista o contra el narcotráfico”, dijo Castro.

Para el experto en derecho internacional Miguel Antonio Bernal, las preocupaciones de ciertos sectores por el tema de las supuestas bases castrenses deviene “por el comportamiento del señor Trump, que ha multiplicado el presupuesto militar en su país”, al “alto grado de genuflexión que practica el señor Varela para con el Gobierno norteamericano”.

Ante las especulaciones, la embajada de Estados Unidos en Panamá publicó en su cuenta de Twitter un mensaje negando que el tema militar vaya a ser tocado en la cita en Washington.

Los presidente de Panamá y Estados Unidos “tocarán muchos temas, incluyendo colaboración contra crimen (…) Pero bases gringas en Panamá? No. Not an issue, happily (no es un problema, felizmente)”, indica el mensaje, firmado con las iniciales del embajador John D. Feeley.

De cualquier manera, opinó Bernal, a la visita de Varela a Washington “se le ha querido dar más importancia de la que realmente tiene, porque Panamá no está entre las prioridades de Trump, él tiene suficientes problemas allá adentro y con otros países”.

“He observado, sí, que la gente que el señor Trump ha invitado desde que llegó a la Casa Blanca son presidentes de países en los que él tiene negocios. Y creo que entonces, tal vez, él va a ver que Varela vele por los negocios de él (…) estoy casi seguro que esta reunión (a efectos de la política internacional panameña) no pasará de más allá de la oportunidad de tomarse una foto”, añadió.

Trump escogió Panamá como el país para instalar su primer hotel fuera de EE.UU., el fastuoso Trump Ocean Club, ubicado en una exclusiva área residencial de la capital panameña e inaugurado por él mismo en julio de 2011.

Estados Unidos es el primer socio comercial de Panamá. También construyó y administró el Canal interoceánico, inaugurado en 1914 y traspasado a soberanía panameña en diciembre 1999.

Estados Unidos invadió Panamá en 1989 para capturar al entonces dictador Manuel Antonio Noriega, quien pagó cárcel en el país norteamericano y en Francia por narcotráfico y blanqueo y murió el pasado 29 de mayo en un hospital de la capital panameña a los 83 años. EFE